La dirigente del MST, Nadia Burgos, salió a cuestionar a los diputados Joaquín La Madrid, María Alejandra Viola y Martín Anguiano, de Cambiemos, y Gustavo Guzmán, del Frente para la Victoria, que junto a grupos religiosos firmaron una solicitada pidiendo la derogación del protocolo de actuación en casos de aborto no punible.

La excandidata a diputada nacional y dirigente del MST, Nadia Burgos, sostuvo: “Nuestras vidas, nuestra salud sexual reproductiva y no reproductiva sigue estando en manos de quienes para legislar consultan la biblia y anteponen sus creencias a nuestros derechos”.

“Estamos convencidas de que debemos luchar por garantizar se respete la legislación vigente desde 1922 y que la Corte Suprema y la Corte Interamericana de Derechos Humanos han declarado constitucional, así como el acceso a nuestros derechos en materia de salud”, sostuvo en un comunicado.

Para Burgos, “es inadmisible que la iglesia siga entrometiendo sus opiniones y falsos valores misóginos y machistas en las decisiones del Estado”.

En este marco, “una vez más exigimos la inmediata separación de la iglesia y el Estado, empezando con la eliminación de los subsidios estatales que reciben y exigiendo que quienes son elegidos para representar las necesidades de las poblaciones no antepongan sus creencias a nuestros derechos”.

“Estos legisladores del PJ y de Cambiemos deberían estar preocupados más porque Entre Ríos no cumple con leyes vigentes como son la de educación sexual integral y el acceso seguro a anticonceptivos, que por salir a reclamar una acción legítima y necesaria que las entrerrianas veníamos exigiendo hace años como es la adecuación al protocolo sobre aborto no punible”.

3 Comentarios

  1. Seria bueno que la ex diputada se asesore adecuadamente sobre lo que dice la legislacion sobre el derecho a la vida desde la concepcion. Tambien podria incursipnar en el estudio de la historia y constatar que la reciente revolucion francesa fue el comienzo de el estado de libertinaje y relatividad que hoy vivimos camuflados por un estado de derechos.

  2. Esta ex diputada no tiene en cuenta que la interrupción del embarazo es quitar la vida a alguien, es decir matar. No tiene en cuenta la protección del niño por nacer que también es una persona. Por lo tanto el aborto no es terapeutico y también trae sus traumas que tampoco lo dicen. Se tiene que buscar otras alternativas como ser la adopción y un tratamiento de las mujeres que son violadas porque también es otro trauma. El trauma de la violación no se soluciona con otro trauma que es el aborto=asesinato de un niño por la nacer.

  3. La dirigente de izquierda, en una mirada miope y parcial, piensa que las creencias nada tienen que ver con el asesinato de inocentes, pero más obtusa se pone al no querer ver que lo que se reclama es el derecho del niño que está dentro de la mujer embarazada. Ése es un derecho básico que debe resguardarse y que néciamente no quiere ver, imponiendo el homicidio sin más trámites. Es increíble y vergonzoso que haya “políticos” con ésas miradas tan cerradas y agresivas hacia los más indefensos e inocentes.

Dejar respuesta