Victoria.- Los feriantes han sido objeto de largas dilaciones puesto que el sólo hecho de sentar una postura, genera opiniones encontradas. En la actualidad, muchos de ellos piden no ser reubicados en el playón al que iban a ser destinados porque la obra todavía dista de lo que le habían prometido. Faltaría la colocación de iluminación, pavimento, parquización, etcétera.

Para conocer mejor la situación, hablamos con Verónica Caballero, feriante que ha encabezado éste y otros reclamos en el Concejo Deliberante, ya sea con el uso de la banca ciudadana o a través de la presentación de notas. “Ya tuvimos una charla con el nuevo secretario de planeamiento, Matías Bardou, y nos comentó que se está interiorizando en el tema. Nos escuchó”, dice Caballero.

Asimismo, nos comenta: “Maiocco es el primer intendente que nos reunió a todos, fue el único. Hay una relación de diálogo y de escucha, pero ya van tres años de este gobierno y está no sólo el compromiso con nosotros, sino también con lo que es Victoria como ciudad turística. Tiene que tomar cartas en el asunto”. Seguidamente, continúa: “Nuestra propuesta es seguir quedándonos en el lugar que estamos, pero con mejoras”.

Entre las mejoras que señala Caballero se encuentra la unificación estética de los gazebos y la obra de desagüe pluvial. “Zucotti (el ex secretario de planeamiento, N.d.R) en agosto nos había comentado que nos estaba preparando algo. Después, el 3 de octubre, le pedimos al intendente una audiencia para que nos mostrara el proyecto que nos había mencionado Zucotti, pero nunca recibimos el llamado. Entonces, nos encontramos que en noviembre hicieron ese playón de un día para otro, nosotros no estábamos enterados. Zucotti hablaba de que eso había sido consensuado, pero yo lo traté de mentiroso porque eso no fue así y nadie sabía nada. No es que nos tienen que preguntar las cosas a nosotros, pero pedimos una audiencia y no nos respondieron”, describe.

Caballero explica que el croquis que les habían presentado “habla de parquización, de iluminación, de pavimentación, de cordón cuneta en la calla Güemes, de cercado perimetral de la feria”. “Nosotros vimos que todo eso se desvaneció, porque si pretenden que con un playón nosotros traslademos nuestros mismos gazebos ahí atrás, eso es volver cinco años en el tiempo, con el sol, el calor, el viento, la tierra y las malas condiciones en general”, señala.

“Con un 5 por ciento de la obra, Zucotti pretendía que nos moviéramos”, resume Caballero. “La idea que nos plantearon era ofrecerle a los turistas la gastronomía con los carritos uniformes y nosotros del otro lado”, desarrolla. Por otro lado, prosigue: “Bardou nos atendió muy bien y lo vimos interesado por solucionar la situación”.

—En definitiva se está cortando una calle pública para una actividad privada, ¿ustedes quieren reubicarse en la estructura que propone la municipalidad?

—Nosotros sí queremos trasladarnos, si nos brindan todos los servicios. Pero con respecto al tema actual de la calle, cuando Darío Garcilazo hizo la calle Jaroslavsky, nos ubicó donde estamos ahora y nos dijo que eso no iba a funcionar más como calle. Incluso, nosotros nos movimos, pero presentamos la disconformidad. No queríamos ir a la calle, pero Garcilazio hizo una resolución para obligarnos. Sin embargo, ahora no pensamos movernos a una reubicación si el Concejo Deliberante no aprueba. Las ferias permanentes y transitorias se regulan en la ordenanza del espacio público y esa administración la tiene el Concejo Deliberante. Entonces, plantean las cosas sin organizarlas con la gente que corresponde.

En el desarrollo de la respuesta, Caballero explica que la mayoría de los feriantes tienen intenciones de moverse siempre y cuando se cumpla con las obras que les prometieron tanto en campaña electoral como durante el gobierno. También, explica que no tienen problemas en general con el resto de los comerciantes de la ciudad y que ellos pagan la Tasa del uso del espacio público. “Nosotros pagamos una tasa en contraprestación, pedimos que con el pago de ese canon se hagan las obras que prometieron. Queremos dejar en claro que no es que se va a gastar dinero de toda la ciudad para nosotros, puesto que se puede gastar dinero de nuestro propio canon de pago”, indica.

A continuación, detalla que la mayoría de los feriantes realizan un pago anual de algo más de 4 mil pesos y que ese monto está estipulado por ordenanza. En este sentido, está reglamentado que la instalación de kioscos o de puestos permanentes de venta de mercaderías o servicios tienen derecho anual al pago de 350 Unidad de Cuenta Municipal (UCM).

La ordenanza que regula la situación es la 2.961 y había autorizado al Ejecutivo, en su momento, como señaló Caballero, “para que habilite transitoriamente la instalación de una Feria ubicada en la zona aledaña, entre calles Güemes, Avenida Dr. Pedro Radio, la línea que marca la continuación de calle Arenales y la base de la colina, hasta tanto sea relocalizada”. Un dato no menor es que se trata de una ordenanza de 2012 y que el artículo 3 reza: “En dicha Feria se permitirá exclusivamente la venta de productos artesanales y regionales”.

Finalmente, Caballero aclara: “No estamos enojados, estamos esperando. El secretario de planeamiento tomó nuestros teléfonos y estamos a la espera. Queremos que la reubicación no sea con nuestros mismos gazebos, que sea algo uniforme”. Restará, entonces, esperar qué decisión se toma desde la secretaría de planeamiento y observar la continuación de este tema harto de postergaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here