Racedo.- Tuvo lugar el viernes 16 en horas de la noche, la tradicional cena de fin de año que Grupo Motta ofrece a sus empleados e integrados, a la que también se suman algunos invitados. En esta oportunidad, por segundo año consecutivo asistió el Gobernador de la provincia, Gustavo Bordet, con su esposa Mariel Ávila.

Los anfitriones, Héctor, Augusto, Hellen y Juan Pablo, recibieron a varios centenares de invitados en un pabellón de la empresa, que en la actualidad ya provee empleo directo a unos 750 trabajadores y embarcó este año un millar de contenedores con productos destinados al mercado internacional.

Anticipos para 2017

El siempre esperado discurso del presidente del grupo, Lic. Héctor Motta, precedió al del gobernador Bordet, a quien agradeció la deferencia de asistir. A poco de dirigirse a los presentes, para referirse al año que culmina recurrió a la terminología futbolera señalando que la primera parte de 2016 “fue un primer semestre donde hubo jugar con la camiseta mojada sin posibilidad de poder cambiarla”.

“Realmente hemos terminado un año donde creo que hemos compartido esperanzas. Si a este gobierno que preside el Ing. Macri le debemos agradecer algo es que dejó de agobiarnos quizás lo que fue la cadena nacional desde donde se nos hablaba con un tono monocorde que prácticamente día a día nos repetía cosas que no venían sucediendo para bien de la Argentina. Creo que se ha reinstalado la normalidad y la actitud democrática en el país; es una de las cosas que valoramos.

“En lo económico y en lo social, realmente estamos lejos de alcanzar las metas que desea cualquier argentino. Indudablemente que el índice de pobreza que se está mostrando con cifras quizás más reales de las que veníamos manejando, a través del ente oficial, nos dice que con un 30% de pobres, donde en una mesa de 10 podemos decir que tres o tres y medio de los que están en esa mesa son pobres, nadie puede decir que estamos en un momento feliz.

“Mientras tanto, yo, como empresario ¿qué es lo que deseo?; que haya reglas claras, que el gobierno nacional encuentre las pautas de un sistema económico que nos dé la posibilidad, no se seguir endeudándonos (como país), de endeudarnos con el mundo, sino que nos dé las herramientas para recuperar la competitividad, para que todo el potencial que tiene la Argentina de transformar sus materias primas, sus valores naturales, en productos terminados y ponerlos en el mundo.

“Si somos capaces de guiar un sistema económico que realmente nos lleve por ese sendero, no vamos a traer dólares prestados, vamos a traer dólares genuinos. Si esto llega a ocurrir, indudablemente que van a empezar a multiplicarse los panes, que la única forma de multiplicarlos es mediante el trabajo honesto, honrado, saludable, que es en el cual estamos comprometidos los empresarios.

“Hablábamos con mi sobrino Juan Pablo, que es como un hijo más, con Hellen, con Augusto, preguntándonos qué viene en el futuro de nuestro grupo empresario. Quizás lo que viene en el futuro es más inversión. Esa es la apuesta que debemos tener hacia adelante. Este grupo está comprometido con sus raíces. Vamos a reinvertir las utilidades que se puedan producir pero también los créditos que podamos tomar para seguir ampliando la base productiva.
“No es una noche de anuncios, los vamos a guardar para 2017, pero tenemos dos proyectos en carpeta que si realmente el año próximo se nos da, creo que será una base de sustentación que nos va a permitir reiniciar o retomar con fortaleza el camino del crecimiento. Por lo tanto la pregunta sería ¿usted tiene fe? Les digo que sí, realmente tengo fe. Y máxime al estar acompañado por la máxima autoridad del gobierno de la provincia, por nuestro querido gobernador, quien indudablemente, cuando hablé de un semestre de jugar con la camiseta transpirada, y un segundo semestre con la camiseta mojada, me consta que como gobernador también ha tenido que jugar en la misma situación. Así que voy a hacer un voto de confianza, para que Argentina, a través del gobierno nacional, y para que nuestro gobernador a través de su esfuerzo diario y el equipo que lo acompaña, encontremos el derrotero para que el camino del éxito nos conduzca a una Argentina mejor”.

Tras expresar sus deseos de felices fiestas y referirse a la familia como valor supremo, concluyó: “Que en el 2017 se nos comience a abrir la huella de un nuevo camino, esa huella debe ser la de inversión, de producción, e indudablemente debe ser la mano de obra, más trabajo, que es lo que necesitamos, trabajo en serio”.

Dejar respuesta