Victoria.- Son muchos los estudiantes universitarios de nuestra ciudad que cursan carreras en Rosario y son innumerables los problemas que tienen que afrontar al momento de alquilar un inmueble, esencialmente por las exigencias y los montos a desembolsar.

Ante esta realidad consultamos al Presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Santa Fe (Circuito Rosario) y Delegado por esta provincia en la Federación Inmobiliaria  nacional, Julio Farah, quien explicó que la actividad es normal porque tienen un marco regulatorio (Ley 23091) que data de 1984 (gestión Alfonsín). Aquella ley se fue modificando y adaptando a través del tiempo, lo que ha permitido desarrollar los negocios en un marco de legalidad. “Con algunos altibajos, en el 2001 los dueños llegaron a no percibir el alquiler y solamente pedían a los inquilinos que paguen los impuestos, durante esa crisis”. El mercado se fue recuperando que hasta la fecha se ha mantenido.

“En términos reales, los alquileres fueron bajando si se toman parámetros estándares,  como el valor de la nafta, los alimentos o el salario del empleado de comercio. Subieron más estos últimos que las locaciones”. Se da que los propietarios están en un mínimo de rentabilidad de sus inmuebles, mientras que el inquilino plantea que paga mucho.

Actualmente hay una amecetamiento de las locaciones comerciales, no así las de uso familiar.

La puesta en vigencia de planes de viviendas ha permitido que muchas personas hayan accedido a su casa propia y ha disminuido la demanda de alquileres en general.

Julio Farah – Presidente del Colegio de Corredores Inmobiliario de Rosario

Ley de alquileres

Hay proyectos de ley que se debaten en el Congreso Nacional y en muchas provincias (como la nuestra), con el objetivo de regular los alquileres. A criterio de Farah tienen un encuadre totalmente equivocado, porque no se puede distorsionar las reglas del mercado. Por otro lado, plantean regular los honorarios de los corredores, como sucede en nuestra provincia y Santa Fe, lo que consideró  un error porque esto es competencia de los colegios, como ocurre en todas las profesiones. Por otro lado, si llega a prosperar esto último, serían los únicos profesionales cuyos honorarios se regulan por ley. “Esta propuesta es claramente inconstitucional”, explicó el dirigente a Paralelo 32.

Hay algunos artículos de la legislación –en estudio- que son poco entendibles, plantean que se reduzcan los honorarios de los corredores en un 20 % para beneficiar al inquilino en un 1%. El sellado es el 1,3 %, si se deja sin efecto este impuesto se cumple con lo que plantea la norma. Por otro lado el Colegio de Corredores tiene una regulación de honorarios por planillas que está vigente y no difiere de lo que propone la nueva ley, aun no aprobada.

Requisitos

A propósito de lo explicado en el primer párrafo de esta nota, los requisitos que actualmente se solicitan para alquiler un inmueble en Rosario, más o menos son coincidentes en cuanto a las exigencias.

Explicó, por ejemplo, que para un inmueble que se paga 5.000 pesos deben abonar  6.000 pesos de honorarios y 1.300/1.400 pesos de sellado. En cuanto al mes de depósito, la mayoría no lo solicita, aunque hay propietarios que lo siguen haciendo.

Con respecto a las garantías, depende de lo que solicitan los titulares del inmueble. En algunos casos exigen la firma de un propietario, en general piden garantías comerciales, laborales o profesionales, que pueden ser hermanos, padres o tíos del interesado. “Se tiene en cuenta el nivel de ingreso y la capacidad de pago del locatario, a modo de un fideicomiso. Porque se trata de personas del círculo cercano al inquilino  y con esto se cubren las exigencias”. Según la experiencia, este tipo de compromiso garantiza que se pague la cuota mensual.

Para Farah hay un concepto equivocado que se difunde muchas veces, adjudicando responsabilidad a la inmobiliaria cuando se deben renovar contratos de alquiler. Aseguró que evalúan cada caso en particular pero se trata de acompañar la depreciación de la moneda. Cuando van venciendo cada dos o tres años los contratos, se tiene en cuenta la inflación en ese período. A modo de ejemplo comentó que algunos recargaban un 10 % semestral otros un 30 % anual o 25 %, pero no hay nada establecido,  ni fijo.

Ventas

Volviendo al tema de los créditos inmobiliarios que apoya el gobierno nacional, se ha producido una reactivación importante, la gente apunta a unidades habitacionales con un costo que oscila entre 900 mil  y 1,2 millones de pesos. “Hemos visto con satisfacción que muchas personas pueden acceder a su vivienda propia, algunos de la franja etaria que alcanza los 50 años y nunca fueron titulares de inmuebles”, remarcó.

1 Comentario

Dejar respuesta