Victoria.- La situación económica ha repercutido en muchas actividades que deberán modificar sus estrategias, entre otras ha provocado un impacto en el mercado inmobiliario, especialmente en todo lo relacionado con las locaciones.

Según Mateo Risso (Risso Inmobiliaria), la situación de casas en alquiler  está pasando por una etapa crítica con una particularidad, nunca hubo tanta oferta en el mercado local. “Un hecho inédito”. Agregó que aparentemente la gente está posponiendo decisiones y espera alquilar más adelante, se trata de personas  que deciden vivir solos o parejas que lo hacen con familiares. “Existe una marcada incertidumbre porque no se sabe qué ocurrirá a futuro, en general hay mucha cautela antes de tomar una decisión”.

En los últimos años la construcción de nuevos barrios (IAPV) descomprimió el mercado de las locaciones porque las viviendas fueron ocupadas por familias que alquilaban. “Esto liberó el mercado y representa un número importante de familias que se trasladaron a los barrios recientemente construidos”.

La situación económica impacta porque los ingresos no alcanzan para pagar el alquiler mensual, que además han experimentado un significativo incremento. Por otra parte, el titular del inmueble, a pesar de los precios no compensa una rentabilidad acorde al valor de inversión y menos si se lo compara con el dólar.

Hay pocas casas de dos dormitorios en oferta en zona céntrica pero las que están disponibles se cotizan entre 8 y 10 mil pesos mensuales. En algunos barrios esos valores bajan a 6 mil, pero actualmente por menos de 4 a 5 mil pesos no se consigue prácticamente nada.

También influyen los costos de las mudanzas que son elevados y agrega otro elemento más para considerar.

Para renovar contratos que se vencen se tienen en cuenta varios aspectos, en principio un buen inquilino tiene posibilidades de arreglar en mejores condiciones. “El dueño seguramente tendrá en cuenta esto, porque si le incrementa mucho por un nuevo período corre el riesgo de que se retire del inmueble” y le quede algunos meses sin alquilar o reemplace al que sale por inquilinos problemáticos. Agregó que en estos casos también cuenta el precio, si estaba pagando una renta cara tal vez pueda cerrar con un 20 a 30 % de aumento. También están los que quedaron desfasados con respecto a los valores actuales y tienen que negociar un incremento mayor.

En diálogo con nuestro Semanario, Mateo Risso sostuvo que “muchos propietarios están solicitando un 30 % para renovar por un nuevo período, pero muchas veces no lo logran”. Para este operador del mercado, el gran perdedor es el titular del inmueble, que si tiene que comparar la rentabilidad con respecto a otras alternativas o tomando como medida el dólar, ha perdido dinero.

Las actualizaciones se hacen a los 12 meses por un período similar de acuerdo a las disposiciones vigentes. Piden como condición dos garantías propietarias o la misma cantidad con recibos de sueldos.

A diferencia de lo que ocurre en las grandes ciudades en las cuales los inquilinos se hacen cargo del pago de impuestos, en nuestra ciudad esto se negocia y se celebran contratos en los cuales asume los tributos el locatario o directamente el dueño decide no correr el riesgo del pago de los mismos y los paga él. También se dan casos en que uno paga tasas y el otro ATER.

También Paralelo 32 consultó a  Miguel Guridi (Corredor Inmobiliario) quien explicó que  los alquileres han quedado totalmente devaluados, porque “actualmente construir una vivienda con este destino es el peor negocio que uno puede hacer”.

El valor de 5 o 6 mil pesos mensuales no representa un monto importante para el dueño de la vivienda, aunque actualmente uno de los problemas más graves que se les presentan a los inquilinos es el valor de los servicios. Según su experiencia, “muchas familias están entregando las casas que alquilan porque no pueden pagar 6, 8 o 10 mil pesos de energía eléctrica. Tengo  las facturas que han recibido algunos clientes que son impagables”. A esto se suma los altos costos que actualmente tiene el gas natural.

En definitiva, para Guridi en la actualidad el mercado está “quieto” porque un inquilino paga  5 mil pesos mensuales pero además debe asumir el valor  de los servicios. Ante esta realidad  es imposible cumplir  en tiempo y forma, sobre todo teniendo en cuenta los bajos niveles de  ingreso que tiene un trabajador o empleado  en nuestra ciudad.

Para alquilar las condiciones han variado, porque antes se solicitaba el mes adelantado y uno de depósito, a lo que se sumaba la comisión de la inmobiliaria que era el mismo valor. A partir de hace un tiempo solamente piden la comisión y mes adelantado.  También solicitan una garantía propietaria o dos con recibos de sueldo.

Con respecto a las actualizaciones están celebrando contratos de acuerdo a lo que establece la Corte Suprema de Justicia, el precio acordado se mantiene por un año y el incremento se establece a partir de los 12 meses.

“En 22 años de actividad nunca hubo tanta cantidad de casas para alquilar, fueron muchos los años en que no se conseguían, ahora sobran”. Ante esta realidad el interesado espera para elegir el mejor negocio,  aunque con las limitaciones que antes detalló.

Haciendo un análisis del negocio en sí, reflexionó que “una persona no puede construir una casa de 3 millones para alquilar a 8 mil pesos mensuales. Cualquier alternativa financiera  de inversión es altamente rentable en relación a esta”. Lamentó que nuevamente la “bicicleta” financiera sea la mejor propuesta para generar rentabilidad.

Para Guridi, un buen negocio para un inversor es comprar terrenos, porque prácticamente han quedado el mismo precio que el año pasado, frente a una inflación que ronda el 45 % y muchas cosas en el rubro que subieron un ciento por ciento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here