Victoria.- Crece la conversión de autos a GNC, los números actualmente son contundentes, el metro de gas cuesta 17 pesos y gasta alrededor de 115 unidades cada 100 kilómetros es decir que titular debe desembolsar aproximadamente 175 pesos en esa distancia. En cambio con nafta super  –según la marca-  se necesita entre 7 y 10 litros en la misma distancia, lo que al precio actual demanda unos 300 pesos.

De acuerdo a datos recabados con usuarios y especialmente con taxistas, cuando se llega a los 18 mil kilómetros (en un año) se paga el equipo.

Para Roque Gonzalez, titular de un taller (atención y venta), mucha gente consulta pero después no todos hacen la conversión, consideró que el problema se centra en la fuerte inversión que requiere este cambio, en un momento de dificultades económicas.

Hay equipos estándar de 4° y de 5° generación, estos últimos para autos nuevos y de alta gama. Los costos varían pero oscilan entre 20 y 30 mil pesos. Se paga al contado aunque  muchos proveedores lo están financiando hasta 6 cuotas con tarjetas de créditos.

Consideró que con las nuevas cotizaciones de la nafta hay un beneficio en favor del gas que oscila entre un 50 y un 60%.

El GNC se adquiere en nuestra ciudad en dos estaciones del mismo propietario, según los usuarios del sistema, y esa podría ser la razón por la que hay una marcada diferencia con el precio que se paga en Rosario, atribuible a la falta de  competencia.

Comentó Gonzalez –en diálogo con Paralelo 32– que todos los años se deben renovar las obleas, se trata de un sistema de revisión y cada 5 es obligatoria la realización de la prueba hidráulica al tubo. También se hace revisación de mangueras y otros elementos que por lo general no tienen problemas pero es norma hacerlos revisar. Las obleas en el mercado se cobran entre 600 y 700 pesos.

El sistema es seguro, según el entrevistado, quien se basa en que hace más de 20 años que trabajan con equipos de GNC y nunca se han producido en nuestra ciudad accidentes graves o explosiones de tubos, los problemas que se presentan son menores. También hay un mercado de usados que no todos lo comercializan

Otros aspectos

Desde la Cámara que nuclea a los expendedores de GNC aseguran que en el último año crecieron casi 70% las conversiones de autos que se pasaron de nafta a gas.

“Hace meses que está pasando. Los picos mínimos de conversión a nivel país fueron a mediados del año pasado. Después empezó a subir desde unos 6.000 por mes promedio, a 8.500 a fin de año. En 2018 ya estamos en 10.000 conversiones por mes”, cuenta a ámbito.com el vicepresidente de la Cámara de Expendedores de GNC, Pedro González.

El registro, sin embargo, sigue lejos de las 17.000 conversiones mensuales que se producían tras la devaluación de 2002, cuando el “boom” se produjo porque el precio de las naftas se duplicó de un día para el otro y además porque el gas se anunció como una alternativa y su precio era muy bajo. Esa diferencia en la progresiva evolución del dólar y su impacto en el precio del surtidor -componente clave en la estructura de costos de las petroleras- explica por qué no se volvió todavía a aquellos niveles.

Un cálculo promedio arroja que un vehículo con gas consume entre $ 1 y $ 1,5 por kilómetro. Dependiendo del motor y el modo de uso, un naftero necesita entre 6 y 8 litros cada 100 kilómetros. Es decir, con la mitad de gasto se recorre la misma cantidad de superficie, publicó el diario Ámbito Financiero.

Nafta

A propósito de los motivos por los cuales los usuarios se pasan de un combustible a otro, lo da –entre otros aspectos- un relevamiento realizado por la Dirección de Seguimiento de Precios de la Secretaría de Producción, donde se demuestra  que en los últimos siete meses las naftas aumentaron más del 30 por ciento en Entre Ríos. El promedio de los valores de los cuatro combustibles comparados en la provincia muestra una suba del 30,66 por ciento en lo que va del año. El precio del litro de Infinia, de YPF, cotiza 34,09 pesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here