Según datos recabados por Irdeto, la Unesco y la Coalición de Creadores, el 52% de la población mundial mira contenido pirateado. El 70% reconoce que producirlo y compartirlo es ilegal y el 60% asume la ilegalidad de mirarlo y descargarlo.

La forma de consumirlo es preferentemente mediante el ordenador portatil. Los datos relevan que este modo se da en un 65% en Europa, 45% en Asia, 53% en América Latina y 41% en EEUU.

Sin embargo, en los jóvenes entre 17 y 24 años esta tendencia comienza a cambiar por el uso de los dispositivos móviles.

El modo de acceder al contenido pirateado es en su mayoría por medio de los buscadores (82%), 25% mediante descargas, 16% por aplicaciones, otro 16% mediante streaming y 13% a través de las redes sociales.

Dentro de lo más pirateado se encuentra el contenido para adultos, películas, series de tv, videojuegos, software y música.

Entre las victimas de la piratería se encuentran los creadores, autores y títulos de derecho, ya que las ventas ilícitas afectan su fuente de ingresos, los trabajadores porque se reemplaza la producción original y los empleos en blanco, y el Estado porque no cobra impuestos que se reinvertirían en el desarrollo cultural.

Dejar respuesta