Victoria.- Con el objetivo de resaltar valores, costumbres y cerrar las heridas que la naturaleza abrió a ese sector de la ciudad cuando el agua manchó la alegría, vecinos del barrio cercano a la Zanja de Joti, adultos y niños, adhirieron a una jornada que tuvo juegos de antaño, el color sobre un mural sobre calle Rawson y la música de cantores populares que transitaron el escenario callejero y que por más de siete horas animaron la propuesta.

Concentrados en la figura de Juan De Los Santos, ‘El Viejo de los tarros’, personaje pintoresco del barrio de la placita Moreno, la zanja de Joty y todo el barrio del Cuarto Cuartel, se realizó una jornada que comenzó con aquellos juegos infantiles que jugaron nuestros padres y abuelos, que también pintaron y disfrutaron con sus padres y vecinos algo bien auténtico, con el espíritu de otros tiempos pero con la cabeza en este presente y la mirada a un futuro más justo y solidario.

Martín Vivanco, vecino que impulsó la iniciativa, se mostró contento y muy feliz por el resultado de lo que fue un espacio de reencuentro, “La convocatoria superó lo que esperábamos, el balance fue muy bueno, lo hicimos sin rivalidades, con la gente de la Placita Moreno y la Zanja de Joty. Casualmente ayer estuve subiendo fotos a las redes sociales de lo que fueron los juegos para niños”, destacó Vivanco, que al mismo tiempo expresó su deseo de que este tipo de eventos se haga en otros barrios. “Con esto queremos contagiar a otros barrios de Victoria para que también puedan llevar adelante su jornada, su muestra, destacando lo bueno y tratando de dejar atrás las cosas que no fueron buenas”, dijo.

De todos modos Vivanco dijo que quieren seguir haciendo cosas similares en el barrio, “esta actividad se hizo con el aporte de comerciantes, de amigos que cumplieron algún rol en la organización, están los que durante mucho tiempo hicieron la parte de albañilería, algunos estuvieron en la noche del domingo, otros no pudieron asistir pero los tenemos muy presentes porque son con los encontramos todos los días en alguna esquina y que también hicieron lo suyo para tener esta convocatoria”, señaló, y destacó el trabajo artístico de Florencia Martínez, la encargada de la realización del mural, de Fidel Aquino y de todos lo que trabajaron para que la propuesta fuera entretenida y lograra hacer llegar el mensaje que pensaron y tanto trabajaron, que consistió en rescatar esos valores solidarios que tanto ayudan en momentos difíciles.

Martín sostiene que este tipo de actividades en la comunidad deben ser una especie de recreo para la gente que a veces está bueno que puedan desconectarse de todo lo que le transmite la televisión, los medios masivos en general, las redes sociales, “sobre todo para mostrar a los niños que la vida y la sociedad en donde viven tienen un montón de cosas buenas que son tapadas por las malas noticias que todo el tiempo abundan, y que lamentablemente muestran violencia que tanto influye negativamente, se me ocurre que nosotros podemos mostrar otras cosas que los ayude a no tener miedo en una ciudad donde felizmente podemos disfrutar de buenos momentos en una plaza o en la calle”, afirmó.

También hizo la comparación que estas posibilidades de disfrutar con los vecinos en una plaza no ocurre en otros lugares. “Los turistas que estuvieron el domingo nos felicitaban y se admiraban porque nosotros podemos hacer este tipo de actividades con total libertad, acá por suerte no pasa nada. A pesar de que la ciudad cambió con el enlace vial, Victoria es más grande tiene más gente, pero podemos compartir en familia y sin problemas”, reconoció y al mismo tiempo se propone estimular a personas de otros barrios, que la gente se pueda apropiar de sus costumbres y sus historia y pueda plasmar en un mural o en las expresiones artísticas que sea, el sentimiento de todos aquellos que habitan ese lugar, ese vecindario. Les recomiendo que pinten una historia para poder rescatar en este tiempo valores que van a quedar aun cuando nosotros marchemos de este lugar”.

Al finalizar dijo que vio muchas caras del barrio que estuvieron en los momentos complicados de la zanja de Joty. “Este evento creo que simbólicamente cerró las heridas de esos azotes de la naturaleza cuando la furia del agua se llevó sueños que no pudieron ser”, así se despidió Martín Vivanco de la charla con el cronista de Paralelo 32, haciendo referencia, obviamente, a la pérdida de vidas cuando esa corriente se llevó un automóvil en el que viajaba una familia.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here