Crespo- Mañana martes 27 de febrero, a las  10:00 en el Salón del Centro Comercial se realizará una audiencia pública convocada por la Dirección de Comercio Interior de la provincia, en aplicación de la Ley Provincial Nº 9393 de Grandes Superficies Comerciales sancionada en 2002, reglamentada por decreto Nº 1769 MP en 2010, Resolución nº 0004/13 DCI – MP.

En la oportunidad, unas 25 personas inscriptas en representación de distintas organizaciones participarán exponiendo sus puntos de vista para el análisis y evaluación del estudio de impacto realizado por la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UADER sobre la radicación del establecimiento de la firma Chen Haibing, un comercio chino de grandes dimensiones, 1.417,11 m2 de estructura, construido sobre Avda. Los Constituyentes, con el objeto de poner instalar un supermercado.

En cuanto a la mecánica de la audiencia el Director de Comercio Interior, Jesús Pérez Mendoza, señaló a Paralelo 32 que “la Universidad expondrá las conclusiones positivas y negativas del estudio de impacto realizado, realizándose el desguace del informe para analizar los distintos ángulos: laboral, social, urbano, todos puntos que marca la ley que se deben considerar”.

Una vez que se comenten las aristas del estudio se producirá la apertura de la audiencia. “En esa instancia quien tenga alguna observación que hacer a favor o en contra del proyecto puede hacerlo. Todos es útil –remarcó Pérez Mendoza- para que nos vayamos con la idea más completa posible de lo que piensan los distintos sectores de la localidad sobre el proyecto para tener elementos suficientes para analizar si se autoriza o no del emprendimiento”.

En este sentido aclaró que la audiencia pública no es vinculante con la decisión posterior que se adopte.

Consultado sobre los plazos que tiene la Dirección de Comercio Exterior para expedirse a favor o en contra de la habilitación del local comercial, precisó que “la norma plantea un vacío, no establece un plazo determinado, pero nosotros somos muy expeditivos, salvo que haya algún tipo de presentación de consulta por escrito a la que hay que correr vista a la empresa para que responda, como ya ha ocurrido en otros casos. En ese caso tiene 10 días hábiles para poder hacerlo, y ahí sí se demora la autorización o negativa para que se habilite el local.

Que todo sea para bien 

El primer punto que debe estar claro es que existe una ley provincial sobre grandes superficies que rige tanto para Walmart, Jumbo, los chinos o quienes quisieran instalarse en cualquier localidad de la provincia. Y las leyes están para cumplirlas. Por otra parte es una ley que abre una instancia democrática donde se discute y el interesado ejerce también sus derechos.

El otro punto es la opinión pública. El debate se da por lo general entre consumidores que creen que comprarán más barato al multiplicarse la oferta (competencia) y los que se oponen a la radicación por tratarse, en el caso de los chinos específicamente, de comerciantes que prácticamente no proveen trabajo a los pobladores de las ciudades donde se establecen y en general declaran baja facturación (dato verificable). Desconocen el compromiso social de colaborar con instituciones, no publicitan -lo cual significa transparentar precios y condiciones-, abastecen a sus familias recurriendo a comercios de sus connacionales en otros rubros, no muestran intención de integrarse ya que mandan a sus hijos de regreso a China (con sus abuelos) cuando cumplen 4 años, y van rotando la titularidad de estos negocios, situación que dificulta las demandas laborales que han tenido en ciudades como Paraná, Diamante o Concordia, donde emplean a argentinos para la reposición en góndolas. Ha sucedido que al presentarse la demanda el negocio ya está a nombre de otro connacional.

Por cierto, pertenecen a una organización de incalculables proporciones, con sede en su país, que les permite desplegar aceleradamente su estrategia en toda América latina, bajo un mismo formato, como cualquier cadena multinacional.

Desde hace algunos años los argentinos sostenemos otro debate más, referido a la responsabilidad que tenemos todos, como sociedad, de crear oportunidades de recreación y educación para muchos chicos que están en riesgo por equivocar el rumbo de la vida. De esto se ocupan muchas ONG, cooperadoras escolares y sobre todo los clubes deportivos, y estos clubes pueden dar fe de lo mucho que los apoyan importantes firmas locales. Son los llamados espónsores, gracias a los cuales se sostienen los deportes que sacan a los chicos de la calle para convertirlos en ciudadanos de bien. En nada de esto participan las cadenas de supermercados transnacionales; ni los de marcas tradicionales ni la cadena de supermercados chinos. Estas cosas, que tanto contribuyen con la calidad de vida de nuestros pueblos, también cuentan como un valor a la hora del debate.

Todo lo expresado aquí son elementos objetivos que se observan en un fenómeno que comenzó hace ocho años y nadie sabe cuáles son sus objetivos finales. Quizás en esta audiencia se comprometan a integrarse y asumir su parte de responsabilidad social, que incluye poner en sus góndolas productos de manufactura local y regional.

En Nogoyá

Al día siguiente, 1º de marzo, habrá dos Audiencias Públicas para analizar y evaluar los estudios de impacto socio-económico, laboral, urbanístico y ambiental, realizado por la Universidad Autónoma de Entre Ríos, sobre la radicación de los establecimientos de la firma Jian Huang y la firma Huang Huagui, de origen chino. Una será a las 10:00hs y la otra a las 12:00 hs, en el Salón de la Asociación Cultural de Nogoyá. Ambas firmas quieren instalar supermercados, una de ellas compró una propiedad en calle San Luis, entre 9 de Julio y Moreno, donde ya adquirió un inmueble a demoler, y la otra en el inmueble que se conoce como la casa de las cosechadoras, en ruta 12 y Presidente Perón.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here