A principios de año, la Tierra pasa por el punto de su órbita más cercano al Sol, conocido como perihelio. Este año el acontecimiento tendrá lugar mañana, 4 de enero, a las 09:59 hs. La Tierra y el Sol estarán a solo 147,1 millones de kilómetros de distancia, unos cinco millones menos que en su posición más alejada, que tiene lugar a principios de julio y se denomina afelio, informó ABC.

Esta “cercanía” al Sol tiene varias consecuencias. Por un lado, el Sol presentará su máximo diámetro aparente visto desde la Tierra. Y, por otro, la Tierra alcanzará la máxima velocidad en su órbita. Concretamente se desplazará a 30,75 kilómetros por segundo (110.700 kilómetros por hora).

“Cada año que comienza, la Tierra pasa por el mismo punto de su órbita más cercano al Sol, conocido como perihelio”, dijo a Télam el astrónomo Diego Bagú, uno de los directores del Planetario Ciudad de La Plata. “Esto ocurre todos los años y con todos los planetas. Cuando los planetas se están acercando al sol, se trasladan o ‘viajan’ más rápido”, agregó.

El primero en darse cuenta de este fenómeno fue el matemático y astrónomo alemán Johannes Kepler, quien se dio cuenta de que la órbita que describe la Tierra alrededor del sol no es circular, sino ligeramente elíptica. Esto lo llevó a definir la conocida primera ley de Kepler: “Los planetas describen órbitas elípticas alrededor del Sol, que ocupa uno de los focos de la elipse”.

También había observado que la velocidad de la tierra al recorrer su órbita varía. Lo que se convirtió en la segunda ley de Kepler: “Cada planeta se mueve de tal manera que la recta imaginaria que le une al centro del Sol (denominada radio vector) barre áreas iguales en tiempos iguales”. El planeta, cuando está más cerca del sol, debe recorrer una distancia mayor y su velocidad aumenta. Durante todo el invierno en el hemisferio norte (verano en el sur), cuando la Tierra y el Sol están más próximos, la velocidad a la que viaja nuestro planeta es mayor. Y el máximo se produce durante el perihelio.

Dejar respuesta