Victoria.- El camping municipal, o mejor dicho la ausencia verdadera de uno que esté en condiciones y donde se pueda acampar, es un tema de controversia sobre todo si la ciudad quiere venderse como turística. Intrusiones, estado de abandono, destrucción, muchos son los problemas que se le atribuyen. Y si bien el asunto no es nuevo ni tampoco se gestó durante esta gestión de gobierno, sí se puede acordar que, hasta ahora, no se ha hecho gran cosa para solucionar el tópico.

Fuimos al lugar para volver a corroborar lo que ya se sabe (malas condiciones de las construcciones, principalmente) y también averiguamos con las autoridades correspondientes en qué estado se encuentran los pliegos de condiciones para la futura licitación pública. De esta manera, hablamos con el secretario de obras y servicios públicos, César Zucotti, quien accedió a informarnos de la situación.

“Las características de la licitación, en términos generales, son: la superficie de 3 hectáreas y media del camping más la parte trasera como opcional (si se licita todo van a ser 4,8 hectáreas)”, comienza Zucotti. Y, continúa: “La obligación del adjudicatario son 10 años, poner en valor toda la estructura que queda y hacer nuevos quinchos, vestuarios, juegos, lugar para estacionamiento y dotar al camping para el cálculo municipal de una capacidad máxima de 400 personas, estimando un promedio de 100 carpas. Todo esto es a los efectos del cálculo económico del oferente y de la posibilidad de explotar el lugar”.

En el transcurso de la charla, el secretario de obras y servicios públicos comenta que los pliegos se abrirían, “si todo va bien”, el primero de marzo. “Los oferentes tienen todo el mes de febrero para evaluar la propuesta”, añadió. Sumado a esto, dijo que “hay interesados locales” en el camping “que ya acercaron carpetas que no llegan a ser iniciativas privadas, pero que son mociones que presentaron para hacer una inversión de tres millones y medio de pesos en tres años”.

Zucotti cuenta que hace tres meses que se comenzó a trabajar para sacar adelante la licitación. En este marco, la pregunta sigue siendo la misma: ¿por qué el camping está en el estado de abandono y deterioro en el que está? A su vez, el entrevistado se pregunta a sí mismo: “¿Por qué el camping está así? ¿Por qué el gobierno anterior lo deshizo, sacó la gente y lo llevó a este estado? Porque parece que nosotros lo hubiéramos hecho, si se mira algunos medios”. “¿Cuál es el motivo por el que el camping llegó a ese estado?”, reitera.

“¿Por qué se dejó casi intrusar? A lo mejor la reacción nuestra pudo no haber sido suficientemente oportuna, pero ¿cuál fue el motivo por el que pasó esto? ¿Había otro camping privado? ¿Había interés de alguien de la gestión pasada para beneficiar a otro camping? Porque el camping se destruyó y se deshizo. Se animó a la gente a que vaya y que haga una toldería”, enfatizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here