Crespo.- El pasado es un lugar al que solo debemos visitar furtivamente para pedirle datos que fundamenten nuestra historia, tan útil para el presente y el futuro en tanto nos otorga identidad, nos orienta, y quizás nos enseña a confiar en la fuerza del trabajo perseverante. Conocer el origen de las cosas puede resultar estimulante y aleccionador porque nos enseña un tiempo cuando nada era fácil porque estaba todo por hacerse.

Nos hemos ocupado de la fábrica de zapatos de los hermanos Paul (sin tilde sobre la u, nos han corregido), de la vivienda original de los Hamdan, de la cupé Dodge 1938 del doctor Soñez, y a raíz de ello se han acercado lectores a compartirnos sus propias fotografías e historias que iremos mostrando.

Pero esto de recordar también trae olvidos. Nos sucedió al ocuparnos de la cupé de Soñez sin nombrarlo a don Domingo Medina, quizás el hombre que más kilómetros le hizo a ese vehículo llevando al médico y corriendo los mismos riesgos en épocas de la fiebre tifus que raleó la población.

La imagen que hoy ilustra esta columna muestra un ómnibus adquirido posiblemente en el año ‘60 por la empresa San José, que nació en la ciudad de Crespo por la unión de esfuerzos de las familias Bioletti y Furno, con domicilio en calle Otto Sagemüller (por entonces 25 de Mayo) entre Sarmiento y Güemes.

Aparecen, de izquierda a derecha, Carlos Furno, su padre don José Furno, Vicente Bioletti y Otto Wollenberg (no relacionado con la empresa), mostrando un Volvo frontal (“ñato”) que superaba al viejo colectivo con motor delantero y señalaba un progreso importante para la empresa familiar que con los años cobraría enorme relevancia en la provincia y el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here