Victoria.- Alrededor de 17 agencieros  mantienen diferencias con la administración municipal por el pago de la Tasa Comercial, conflicto sobre el cual Ricardo Ríos, titular de un negocio del rubro, explicó a Paralelo 32 que en el 2010 durante la  gestión del Secretario de Gobierno y Hacienda Víctor Sanzberro, la comuna  asumió  el rol de fiscalizador  del sector. Antes de esa fecha se presentaban al momento del vencimiento  en el área contable del municipio y previa confección de la boleta abonaban el tributo.

En el 2010 recibieron  una intimación por parte del gobierno municipal requiriendo el pago de tributos en relación a los montos que habían ganado en los últimos 5 años,  fecha en que prescribían las obligaciones. Según la ordenanza, las actividades que perciben comisiones deben tributar el 3 %.

Esto generó preocupación, porque en principio la tasa se cobra en contraprestación a un servicio y a criterio de Ríos el municipio no tiene nada que ver con la actividad comercial que desarrollan. Ellos deben asumir el pago de la AFIP de ATER pero no se puede aplicar un porcentaje sobre lo que percibimos. “El municipio no realiza ninguna contraprestación relacionada con lo que pretende cobrar, porque hace 29 años que tengo mi negocio y después de la habilitación nunca fue nadie del municipio a mi local”.

“Según las autoridades estábamos tributando en forma errónea; es inexplicable que hayan esperado hasta el 2010 para reclamar las tasas en forma retroactiva”.

“Actualmente somos alrededor de 17 agencieros los que hemos recibido la intimación por parte del municipio. A través de un abogado  realizamos la contestación haciendo el descargo correspondiente”. Aseguró que no pretenden llegar a un juicio y esperan que el tema se resuelva por la vía del diálogo.

Han mantenido reuniones con ediles de gestiones anteriores y también de la actual, inclusive con el Secretario de Haciendo Fabián Zorzabal, y en todos los casos  se comprometieron en dar una solución definitiva, terminar con los reclamos y, en el marco de un convenio, llegar a un acuerdo sobre la forma en que deben pagar la tasa municipal. “Nada de esto ha ocurrido hasta la fecha, seguimos igual desde el 2010”.

Actualmente están pagando en relación a la recaudación la Unidad de Cuenta Municipal (UCM) según lo que percibe efectivamente cada agencia, monto que  estiman en 100 a 110 UCM. A valores actuales, sumado al  Fondo de Promoción (10%), abonan mensualmente  entre 900 y 1000 pesos. “Es lo lógico, porque pagamos por  un servicio que nosotros no percibimos”. No obstante insisten desde Hacienda en cobrarles el 3 % de las comisiones.

Según Ríos, sus números son muy ajustados; por cada 100 pesos que venden perciben una comisión por parte del IAFAS del 18 %, con este porcentaje deben hacer frente a impuestos,  alquiler, luz, teléfono y cuando tienen un empleado, sueldo y aportes que representan no menos de 18 mil pesos mensuales. “Es muy exigua la diferencia en favor del agenciero  y solo tenemos ganancias mínimas a las que tendríamos que agregar el 3 % (les reduciría los ingresos al 15%) que pretende el municipio. Esto es inviable”. Entre 30 y 50 mil pesos puede ganar las agencias que trabajen en barrios o en zona céntrica, pero esto no representa un ingreso neto porque se deben descontar todos los gastos. Además pretenden que se haga retroactivo a 5 años, lo que significa que deben asumir un monto que oscila entre los 120  y 200 mil pesos según las ventas. “En estas condiciones tenemos que cerrar las agencias. Nadie quiere ser un evasor, queremos pagar lo que corresponda en función de lo que percibimos”.

De las 25 agencias que funcionan en nuestra ciudad, solamente dos son propietarios del inmueble, el resto alquila y los valores oscilan entre 4 y 5 mil pesos mensuales.

Dejar respuesta