Les resultará interesante a nuestros lectores (creemos) leer con atención esta columna de El Mangrullo editada hace exactamente diez años. Nos tiende un puente con el pasado cercano para descubrir que el axioma “todo pasa”, bien podría ser reemplazado por “lo que pasa siempre vuelve”.

De bueyes y gorilas

** Por un material publicado en nuestro Suplemento de Fin de Año de Paralelo 32 nos enteraremos que según la astrología china el 2009 se caracterizará por ser El Año del buey. Pero además Naciones Unidas lo ha declarado El Año Internacional de la Reconciliación, lo cual nos da muchas esperanzas de que en la próxima Misa por el aniversario de la mediación papal por el Canal de Beagle, en la Basílica de Luján o donde se haga en 2009, Cristina Kirchner, Luis Cobos y los miembros de la Mesa de Enlace, se sentarán en el mismo banco (y hasta es posible que se den la mano de la paz y los K saluden a Monseñor Bergoglio a la salida). ¿Quién te dice?

** La ONU (Naciones Unidas) también lo ha declarado “Año Internacional de las Fibras Naturales”; “Año Internacional del Aprendizaje sobre los Derechos Humanos”. “Año Internacional de la Astronomía”, y “Año Internacional del Gorila”.

** Estos próceres de la ONU siempre llegan tarde como Cristina a las reuniones cumbre con otros presidentes. En Entre Ríos hemos tenido a unas cinco mil familias que vivían en sus pequeñas chacras produciendo la más noble de las fibras naturales; la de Angora. Ya están todos quebrados y emigrados a las ciudades donde quizás estén demandando ayuda del Estado. Si la ONU lograra despertar la tendencia de las fibras naturales y generar una gran demanda en torno de ellas, al pelo de Angora tendrán que producirlo los chinos porque nuestros productores ya han quemado sus naves tras haber sido abandonados a la buena de Dios por todos los gobiernos.

** Lo que no deja margen para bromas es el Año Internacional del Aprendizaje de los Derechos Humanos. El único problema es que aquellos que deberían aprenderlos solo parecen interesados en enseñárselos a los demás.

Lo del Año Internacional de la Astronomía será una oportunidad para mirar un poco más hacia el cielo. En cuanto al Año Internacional del Gorila, seguramente generará expectativas en muchos políticos que esperan que se les de en las urnas del 2009, con la ayuda de la ONU, de los astros, de lo que sea, porque aceptan cualquier tipo de ayuda.

Yo vivo en Locomarca             

** Vivo en un país donde un chico puede morir molido a palos por causa de su vestimenta o la forma de peinarse (flogger), a manos de los ‘normales’. Es todo muy confuso. Se considera normales a los que matan por nada y anormales a los mansos que usan un pantalón veinte centímetros más corto. ¡Qué mal estamos los normales!

** Nuestros padres nos enseñaron que en los psiquiátricos cuidaban a “los locos”. Después vino la moda de los eufemismos y en vez de loco decíamos que la persona “no está bien”, o en el mejor de los casos lo nombrábamos por su patología. Y uno se queda con eso, con que ‘no están bien de la cabeza’ los que siguen siendo amontonados en los guardaderos psiquiátricos. Los que sí están bien se hallan en otra parte. Son gobernantes, ministros, legisladores, empresarios, dirigentes sindicales, ‘allegados’ a los gobiernos, socios de ….

La mayoría de los que están “bien” roban sin escrúpulos, mienten, fingen, destruyen el ecosistema, hacen parecer, siguen robando, cometen crímenes que parecen accidentes… y comprendemos que no están mejor que los otros sino que solo se trata de patologías diferentes.

** Los Derechos Humanos y la Intolerancia son dos conceptos críticos que han dado nacimiento a una enorme cantidad de instituciones que trabajan sobre ellas, para defender los derechos del hombre y combatir la intolerancia. Pero se observa en las manifestaciones y en los comunicados, que las mismas personas que condenan públicamente la intolerancia, creen que todos los que son de un club con el cual no simpatizan, no merecen vivir y hay que linchados.

Te odio en paz                           

** En este mundo confundido, la hipocresía es vista por muchos como un atributo, no un defecto. Le han cambiado el nombre, le llaman picardía y cae muy simpática. Hay actos de hipocresía que son admirados e imitados. En vísperas de la Navidad, en la Basílica de Luján se ofreció un oficio religioso por los treinta años transcurridos desde la intervención del Cardenal Samoré en el conflicto con Chile por el Beagle.

** El purpurado que ofreció la misa, Monseñor Jorge Casaretto, habló de paz, reconciliación, tolerancia, del amor por sobre los rencores y los intereses. La principal invitada a la ceremonia, la Presidente de la Nación, le ofreció al obispo su más tierna sonrisa y le besó las manos, luego dio media vuelta y salió sin saludar ni dirigirle la mirada a su vicepresidente Cobos, y por unos días evitará demostrar su antipatía por el Cardenal Bergoglio, trasladándole ese trabajo a su marido, que será quien se encargue de hablar mal de este ministro de la Iglesia Católica que osó dudar de la perfección de su gobierno.

** El mal no existe, como no existe la oscuridad. Eso que llamamos mal no es otra cosa que la ausencia del bien. Del mismo modo, científicamente analizado, lo que tiene cuerpo y energía es la luz, y la oscuridad no pudo haber sido creada por Dios porque es lo increado.

Quizás sea un error crear instituciones para combatir el mal. Tendríamos que probar con multiplicar los grupos de trabajo que se ocupan de propagar el bien. Pero no estamos tan seguros de que la gente quiera oír sobre el bien. De eso se ocupó Monseñor Casaretto durante la misa del martes y ya se vio el resultado.

Bajo el arco de 2009                    

** Nuevamente gracias a Dios y a la vida por un año más de Paralelo 32, donde El Mangrullo es una columna más del periódico, hecha con todo el rigor ético del que somos capaces como seres falibles e imperfectos. Y nuestra gratitud especial por tantos lectores que han hecho de este periódico un verdadero fenómeno según lo pueden demostrar todas las encuestas que hacen medición de lectura de diarios y periódicos.

** Ni prensa oficialista ni opositora. Somos la prensa. La que sabe ver lo bueno pero también lo dudoso y lo indecoroso. Creemos que los gobiernos no son tan buenos como se jactan ni tan malos como quieren hacerlos parecer sus opositores, y con ese criterio nos conducimos.

**  Dejamos al pie un enorme ramo de poderosas bengalas sin estruendos, apuntando hacia el cielo. Arrime usted el fosforito y …. ¡Feliz Año Nuevo!

 

 

(27 de diciembre de 2009 – Han pasado 10 años)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here