Imagen ilustrativa

Victoria.- Pudo ser un hecho delictivo más, pero había algunos ítems curiosos en el robo a una camioneta que estaba estacionada en proximidad de Rocamora y Gobernador Sola. Entre ellos, la cerradura no había sido forzada, aunque su propietario aseguraba que la había cerrado y conectado la alarma. Con el avance de la investigación, se determinaría que los cacos habían utilizado un inhibidor de este dispositivo.

La fiscalía Nº 2 tomó intervención a partir del letrado Fernando Martínez quien recurrió a los registros de cámaras de los vecinos; en las imágenes la sección Criminalística de la policía local pudo determinar que el hecho ocurrido a mediados del mes pasado tenía implicancias más allá de las esperadas.

Los maleantes a bordo de un Toyota Corolla gris, conducido por un ciudadano argentino de apellido Oshiro (sus padres son japoneses- N. de R.) se aproximaron hasta una camioneta 4×4 que estaba estacionada por Sola, frente al domicilio del propietario, y tras breves segundos lograron acceder al interior del vehículo sustrayéndole varias pertenencias personales. Entre los elementos trascendería que estaba un arma registrada 9mm.

Al realizar la evaluación, esta área policial consignada pudo identificar algunos números y letras de la patente. Tras solicitar la titularidad del vehículo, los llevaría hasta Oshiro en la localidad de Mendiolaza, próximo a Villa Allende (Gran Córdoba).

Habiendo solicitado al Juez de Garantías de Victoria el correspondiente allanamiento de la vivienda, y exhortos al juez de Córdoba para que disponga tal accionar con personal de esa localidad, Martínez precisó que se encontró marihuana en cantidad, dando intervención al Juzgado Federal y posterior detención de esta persona; en tanto que en la requisa del automóvil identificaron un sorprendente sistema inhibidor de señal de alarma (también funciona para inhibir señales de celulares en casas de juego – N. de R.), cuidadosamente escondido detrás del tablero y que se accionaba desde un botón alojado en la guantera de la unidad.

Inteligencia previa

Oshiro no era la primera vez que llegaba a Victoria cuando cometió el delito, la investigación de la Fiscalía Nº 2 a cargo de Martínez encontró que en septiembre último personal de la caminera situada en la cabecera Victoria del enlace vial le había labrado una multa.

Se deduce que Oshiro buscaba otra cosa y no el arma que terminaría llevándose, esta hipótesis surge ya que en esos días el damnificado debía pagar sueldos al personal que trabaja en su actividad agropecuaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here