En un nuevo hito mundial, científicos reportaron el miércoles 18 de enero, que la Tierra alcanzó una temperatura récord en 2016. Con ello rompió el último récord establecido el año anterior, que de por sí había superado las temperaturas de 2014, entonces inéditas.

Es la primera vez desde que hay registros de calentamiento global, que sucede algo así por tres años de manera consecutiva.

El hallazgo, además, se da ante la toma de posesión de un próximo presidente de Estados Unidos -uno de los países que más genera emisiones de gases de efecto invernadero-, que ha dicho que el cambio climático es un invento chino, y ha indicado que sacaría a su nación del pacto para combatir el calentamiento global firmado en París en 2015.

Los datos muestran que la Tierra se está calentando a niveles que muchos expertos creen causará una amenaza severa, tanto el mundo natural como a la civilización humana.

“Un solo año caluroso es una curiosidad”, dijo Deke Arndt, jefe de monitoreo climático global en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por su sigla en inglés). Pero “es la tendencia, y seguimos rompiendo el techo cada año, lo que indica los grandes cambios que estamos viviendo”.

Durante 2015 y 2016, el calentamiento planetario se intensificó por el patrón climático El Niño, con el que el Océano Pacífico soltó grandes cantidades de energía y vapor a la atmósfera. Pero el factor principal por el cual se rompieron récords fue la tendencia a largo plazo del alza en temperaturas, que los científicos atribuyen a niveles cada vez mayores de dióxido de carbono y más gases de efecto invernadero.

El calor extremo se resintió particularmente en el Ártico, donde las temperaturas a finales de año estuvieron hasta 20 grados Celsius por encima del promedio histórico. El hielo marino en la región ha estado disminuyendo durante varios años, y las comunidades del Ártico intentan lidiar con los problemas que ha conllevado el cambio climático, como la erosión de la costa.

“Lo que está pasando en el Ártico es realmente impresionante; este año estuvo increíblemente fuera de los rangos”, dijo Gavin Schmidt, del instituto para estudios espaciales (Goddard Institute for Space Studies) en Nueva York. El instituto forma parte de la NOAA.

Pero el Ártico está lejos de ser el único lugar afectado. África estuvo asediado por sequías y hambruna. En India, los habitantes de Pahlodi, al noroeste indio, sufrieron en mayo del año pasado temperaturas de 51 grados Celsius, las más altas desde que hay registros del país asiático.

Aunque los científicos esperan que 2017 sea menos caluroso que el año pasado, la escala del aumento en temperaturas hasta ahora ha sorprendido a los expertos. Varios de ellos temen que se acerque una época de calentamiento global acelerado durante los próximos años.

Miles de millones de toneladas de hielo ya se están derritiendo, incluso con las temperaturas actuales. El mar también sigue absorbiendo el calor causado por emisiones y que se queda atrapado dentro de la atmósfera.

Aunque en 1939, 1940 y 1941 se rompieron los récords de manera consecutiva como sucedió ahora, las temperaturas eran mucho más bajas. De hecho, 1941 ahora ubica la posición 37 en el listado de años más calurosos.

La era actual de calentamiento global empezó alrededor de 1970, y de los 17 años más calurosos, 16 han ocurrido desde el 2000.

Dejar respuesta