Las empresas de telefonía celular reclaman al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) que se suspenda un aumento en el arancel que deben pagar al Estado por el uso del espectro radioeléctrico, para servicios que van desde las llamadas de voz hasta Internet móvil. A través de una carta presentada por la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (Cicomra, que agrupa a las firmas del sector) comunicaron su disconformidad con la nueva modalidad de pago por el uso del espectro, que según advierten, podría trasladarse más adelante a los precios que los consumidores pagan por sus abonos. Además, advirtieron que podrían verse obligados a recortar el presupuesto para el despliegue de la red y las mejoras del servicio.

El Enacom aún no le dio una respuesta formal al reclamo, pero fuentes del organismo destacaron que la decisión de aumentar el arancel se tomó después de muchas evaluaciones y que el monto venía atrasado desde 2001. “La presentación se realizó la semana pasada y lo estamos evaluando. Tiene que ver con una imposición anual relacionada con la facturación, no es un porcentaje sobre algo que está quieto”, explicaron a El Cronista.

El año pasado, se recaudaron por el arancel $ 2485 millones. Para 2018, la proyección estimada es que se recauden $ 190 millones más, según estimó el Enacom.

La decisión de aumentar el arancel que pagan las empresas por el uso del espectro radioeléctrico se comunicó a fines de febrero con la publicación de una resolución en el Boletín Oficial. La medida incluyó un cambio en la modalidad de facturación: de un monto fijo por cantidad de clientes se pasa a un pago por cada peso percibido. Además, se deja de diferenciar en el cálculo entre usuarios prepagos y pospagos.

La norma estableció que las empresas que utilizan el espectro pasen a pagar $ 0,14 por cada peso facturado en los diferentes servicios de comunicaciones móviles. Técnicamente son 0,0014 unidades de tasación radioeléctrica (UTR) por cada peso percibido o facturado bajo cualquier modalidad de pago. Esa unidad de tasación radioeléctrica fue actualizada de $ 25,51 a $ 100.

“Hay preocupación porque tal como está definido el aumento es como un nuevo impuesto. De una fórmula compleja por cantidad de usuarios se pasó a una fórmula sujeta a la facturación. Pero antes de hacer este cambio no se consultó a la industria. Es una medida de no incentivo para inversiones”, manifestaron off the record fuentes del sector.

La modalidad anterior de pago por el espectro diferenciaba entre los servicios pospagos con una tarifa plana y los prepagos, con un valor fijo por minutos de uso. En la actualidad, la mayor parte de los usuarios del mercado de comunicaciones móviles argentinos cuenta con modalidades de pago anticipado (tarjetas prepagas o planes control), pero cuando se estableció la modalidad de pago por el espectro, en 1999, la relación era. A partir de ahora, cualquiera sea la forma de pago de los clientes, las empresas deberán abonar un porcentaje sobre cada minuto que se computa. “La cantidad de abonados pospagos es proporcionalmente muy baja y no amerita la diferenciación en el cálculo de los derechos radioeléctricos”, explicó el documento del Enacom.

Esta polémica por el arancel se da en medio de un proceso de licitación de espectro de telefonía 4G anunciado por el Ministerio de Modernización, con el que Gobierno estima recaudar unos u$s 800 millones. Telecom Argentina, Telefónica y Claro participarían de esa licitación, cuyas características se están definiendo, pero que incluiría 60 megas adjudicados en su momento a Arlink y 30 de la empresa estatal Arsat.

 

(Fuente: El Cronista)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here