Victoria.- Melanie fue la protagonista de una noche postergada hasta el límite por cuestiones climáticas. La lluvia había jugado con la paciencia de los organizadores del carnaval y con los nervios de las candidatas al reinado. Sin embargo, el 15 de febrero fue el día en que, desde la plaza San Martín, la ciudad se enteró de la decisión del jurado: Melanie Trinidad Schulteiss es la reina del carnaval edición 2017.

Llegó a la redacción de Paralelo 32 acompañada de una de sus hermanas y una amiga. En su cara todavía podía verse la expresión de sorpresa con la que recibió el cetro y la corona. Su sonrisa es diferente a la que la gente está acostumbrada a ver en concursos de belleza y demás. Desde las primeras palabras Melanie se muestra sencilla, humilde y carismática.

“Cuando dijeron que yo era la reina, no caí. Fue muy raro, no entendía nada”, dice con los ojos brillantes de alguien que recuerda algo que todavía no procesa del todo. Además, agrega que sintió gran emoción cuando sus amigas y familiares se abalanzaron hacia ella para abrazarla y felicitarla.

El asombro de Melanie ante lo sucedido es comprensible, si se tiene en cuenta que decidió anotarse como candidata a reina de un momento a otro. “Me mandaron un mensaje por Instagram para proponerme la candidatura, y la vi de casualidad porque no lo reviso”, cuenta. Asimismo, comenta que durante el proceso de preparación no se puso nerviosa, y que recién cuando cayó en cuenta de que fue elegida como reina los nervios le bajaron.

—Durante el proceso de elección, ¿pensabas que ibas a resultar elegida como reina?

—Creo que todas tenemos pensado que podemos ser elegidas. Pero pensaba que iban a elegir a otra. No me veía reina, me veía segunda princesa. Como reina tenía a Rocío Ibarra. La belleza es muy relativa.

Cómo es la reina

La nueva reina es muy espontánea en sus respuestas y suelta cada frase con frescura. Dice que tiene pensado estudiar profesorado de matemáticas porque es más de números que de letras. No obstante, sueña con abrir una academia de baile donde se enseñe salsa, merengue y bachata.

Si bien Melanie muestra glamur y elegancia al expresarse con gestos comedidos, no es de esas que dejan de hacer alguna actividad por miedo a partirse una uña. “A mí me gusta el fútbol”, suelta en un suspiro. “Juego de carrilera en San Benito”, continúa.

Ya que a veces es odioso auto-definirse, le pedimos a su amiga que lo haga. “La humildad se nota mucho en ella, sobre todo la sencillez que tiene para hablar. Ella no es que se sienta en un lugar pensando: «Voy a hacerme la fina». Es muy transparente, se muestra tal cual es”, dice su amiga de la infancia. Finalmente, resume: “Llega a mí por la humildad que tiene. No tiene envidia y siempre me ayuda en todo. Es la negra que siempre está”. Por otro lado, el jurado le dijo a Melanie que la eligieron por su sencillez y desenvoltura, cualidades que pueden percibirse en ella muy temprano en el diálogo.

Un parecido y una anécdota

Además de la conformidad de la gente con la elección, el comentario que había llegado a la redacción de Paralelo 32 era un grato parecido: “La reina se parece a Lali Espósito”. Muchos ven en la sonrisa de Melanie Schulteiss un aire a la afamada actriz y cantante. A propósito de esto, le comentamos la comparación y ella rió junto a sus acompañantes. “Hace poco me paró una señora en la calle. Me chista y me dice: «A ver, mirame un poquito». «Sí, señora», le contestó yo. «Te parecés a… a esta actriz, ¿cómo es?», continúa la señora. «¿Lali Espósito?», pregunto yo adivinando la respuesta. «¡Sí, a Lali Espósito!», confirma ella y me río a carcajadas”.

El padre de Melanie trabaja como peón rural y ella menciona esto con orgullo. En base a lo anterior, explica que su lugar en el mundo es el campo, pues allí se siente “tranquila y plena”. No obstante, reconoce en la ciudad un lugar seguro y unido. “Victoria lo que tiene, que a mí me gusta, es que, comparado con ciudades más grandes, es más tranquila y familiar. Tenés las comodidades de Rosario y Paraná, pero más cálido y tranquilo”, define.

Finalizada la entrevista quedan claras las razones por las cuales Melanie fue elegida como representante de la ciudad. Además de su belleza, que está a la vista, ella muestra mucha sencillez, humildad y frescura. Su espontaneidad hace que la charla sea fluida y graciosa.

Dejar respuesta