Las promesas de aumentos moderados en el sector petrolero duran hasta que se los permita la devaluación. Al menos así quedó demostrado con los ajustes en las naftas y el gasoil que aplicó hoy YPF, la mayor petrolera del país, bajo control del Estado. Las subas son del 5%, cuando estaba previsto que fueran del 3 por ciento.
El empobrecimiento de la moneda local, que se acentúo en los últimos días, le volvió a poner presión a los surtidores. Eso se debe a que el petróleo, que representa un 80% del costo de los combustibles, tiene precio en dólares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here