Si tenemos poco espacio son ideales, si tenemos mucho también. Los muros verdes pueden ser muy útiles en jardines o patios pequeños pues nos permiten tener verde en una mayor superficie y en altura, dándonos sensación de mayor amplitud. Y si se trata de un jardín amplio, siempre son buenos para darle a una pared un toque distinto.

Por eso, es bueno saber si es posible tener uno en casa y qué necesitaremos para instalarlo. Lo principal a tener en cuenta es la aislación que vaya a tener el muro. La pared tiene que estar preparada y aireada de humedad. Se pueden utilizar plantas trepadoras, que se fijan solas a la pared u otras plantas que precisen soporte o guía (éstas se pueden armar con algún alambre resistente o malla de alambre) para que las plantas puedan treparse y agarrarse de la pared.

Muchos de los nuevos muros verdes están formados por distintos tipos de plantas adaptadas al exterior y suelen ser plantas de bajo mantenimiento. Se utilizan especies con poco consumo de agua (por si no se tiene armado un sistema de riego especializado).

Se pueden poner plantas colgantes, pero en ese caso, el muro tiene que tener una estructura resistente y contar con el riego necesario. Hay que utilizar especies que no acumulen mucha agua entre sus hojas, pues frente a lluvias copiosas algunas enredaderas pueden generar mucho peso y así caerse, de ahí la importancia de asegurarles una buena estructura.

Entre las enredaderas que dan flor y son muy bonitas están la campanita del ferrocarril y también el zarcillo. Ambas tienen tallos más blandos y esto hace que puedan ascender y trepar con más facilidad, se van produciendo su propio soporte. Por su parte, la enamorada del muro tiene raíces con ventosas y cuenta con la ventaja de que es perenne.

Hay otras que son caducas, como la ampelopsis, que muestra un tono en verano y otro en otoño, va cambiando con la amplitud térmica. Sus hojas se mueven con el viento, siempre tiene mucha gracia.

Otra enredadera que da flor es la glicina. Estas son aptas para pérgolas, pues tienen soportes muy vigorosos y fuertes. En todos los casos hay que tenerlas controladas para que no crezcan por demás y hay que tener presente que lo que se cubre de muro puede retener humedad, de ahí la importancia de la aislación.

Dejar respuesta