Previo a la actuación de Soledad, para cerrar la 26º Fiesta Nacional de la Avicultura y luego de un raudo paso de presentación sobre el escenario, el jurado designará tres embajadoras, inaugurando un nuevo ciclo para consagrar la belleza y la inteligencia de la mujer.

Los atributos serán una vincha de flores y ramos de flores naturales. Desde la organización se propició una forma distinta de manifestar la fiesta de la ciudad en relación a los concursos de belleza basados en ciertos estereotipos físicos que son excluyentes y le dan importancia sólo a la anatomía femenina, alimentando muchas veces modelos irreales y poco saludables de belleza.

La elección de la embajadora es una decisión adoptada también como una forma de innovar en las fiestas populares resignificando a la mujer, su rol y presencia, sus logros y sus luchas por la igualdad de género; como así también recordar a las mujeres como protagonistas de la historia.

Quien resulte electa en primer lugar tendrá la responsabilidad de representar a la Fiesta  Nacional de la Avicultura en todo tipo de eventos a los que fuera invitada.

Dejar respuesta