La suba en los precios de las naftas y el gasoil será de 8% y regiría en las próximas horas. El incremento se viene postergando desde noviembre e incluso algunos operadores especulaban con que rigiera desde este fin de semana que pasó, pero se concretará entre este martes y miércoles.

El aumento en los combustibles se tornó prioritario para las empresas, ya que el último ajuste se produjo a principios de mayo pasado. Así, los precios quedaron muy retrasados entre la fuerte inflación de mayo y junio más la del segundo semestre (que la consultora Ecolatina estimó en 11%) y los movimientos en el tipo de cambio. En ese momento el dólar rondaba los $ 14,50 por unidad y acumuló, hasta ahora, una suba de por lo menos 10%.

Un operador del sector describe este ajuste como “imprescindible”, ya que los combustibles aumentaron 31% en 2016, por debajo de la inflación y de la devaluación del peso. “Por eso, las empresas refinadoras tuvieron un gran aumento en sus costos el año pasado. Para que no se repita la situación, los precios locales deberían ser revisados trimestralmente y acompañar a la inflación y el tipo de cambio, además de los precios internacionales”, aseguró.

El ranking Global Petrol Prices, que compara los precios del petróleo en el mundo, indica que al 2 de enero el litro de nafta en Argentina costaba u$s 1,10, por debajo del import parity (costo de importación), que ahora está en u$s 1,18 y será alcanzado con el primer aumento del año. Comparado con la región, era más barato que en Chile (u$s 1,13), Brasil (u$s 1,17), Cuba (u$s 1,35) y Uruguay (u$s 1,57). “Es una mentira que el precio de Argentina sea el más caro, ya lo demuestran las estadísticas. Pero nos debemos un debate, porque el componente impositivo de ese precio en el país es de entre 40% y 45%”, dijo la misma fuente.

Un informe de Ecolatina señaló que los precios regulados lideraron las subas en 2016, ya que tuvieron un ajuste de 66% frente a una inflación que alcanzó el 40,1%, la segunda más alta de los últimos 15 años (en 2002 fue de 41%).

 

 

Fuente: El Cronista

Dejar respuesta