Debido a la baja en los valores de los commodities y afectado por una apreciación real del tipo de cambio, la ganancia del campo se achicó 40 por ciento respecto del año pasado.

Los datos surgen de un flamante informe del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) en donde se advierte que con excepción de 2015, una tonelada de trigo, maíz o soja obtuvo entre un siete por ciento y 23 por ciento menos de riquezas sobre lo visto en 2016, y del 22 por ciento al 35 por ciento en promedio durante el periodo 2004 al 2015.

Según el estudio las abundantes lluvias complicaron el cierre de la campaña pasada y están entorpeciendo el arranque de la nueva; en este último caso los inconvenientes se manifiestan en distintos frentes: área triguera que quedó sin sembrar, área triguera que fue sembrada y está afectada, siembra de granos gruesos (maíz básicamente) demorada hasta que mejoren las condiciones y mayores costos (agroquímicos, labores) para mantener los campos sin malezas.

Asimismo, el Ieral señaló que en los nueve meses del año, el precio del dólar ha subido un nueve por ciento mientras que la inflación minorista cerró con un alza del 18 por ciento.

Por otro lado consideró que en los últimos doce meses, la variación del tipo de cambio (punta a punta) subió al 14 por ciento y la del nivel general de precios el 25 por ciento.

En ese contexto, señaló que la moneda norteamericana viene perdiendo valor de intercambio respecto de una canasta básica de bienes y servicios, resignando buena parte de lo ganado en la devaluación de fines de 2015.

 

(Fuente: IProfesional)

Dejar respuesta