Victoria.- El sábado pasado comenzaron los corsos oficiales de nuestra ciudad  y  como ocurre habitualmente se generaron polémicas con respecto a muchos aspectos de la fiesta, que trataremos de reflejar en base a lo que opinan los protagonistas.

Para el Presidente de la Comisión de Carnaval, Oscar Córdoba, se comenzó a trabajar tarde, aunque esto no justifica que las expresiones no hayan salido como corresponde. En lo referente a la estructura que preside, este año cumple un rol distinto, porque no hay le compete el manejo integral de la fiesta sino que solamente actúan asesorando a las expresiones y proponiendo proyecto al Ejecutivo, que es en definitiva el que tiene que resolver.

Agregó que el adelanto de dinero a expresiones  era una práctica que se venía realizando desde gestiones anteriores y marcó una diferencia con lo que ocurría en otras épocas. “Yo siempre trabaje en los carnavales y nunca recibimos nada de los organizadores, salía de nuestro bolsillo. Trabajábamos todo el año y organizábamos la forma de recaudar” (rifas y sponsors)

Se competía y cuando recibían los premios no siempre cubrían gastos y el pago se efectivizaba  en marzo o abril.

Espectáculo

“Espero que mejore el espectáculo”, sostuvo Córdoba, aunque reconoció que siempre la primera noche muchas expresiones se presentan “con lo justo” y algunas lo hacen incompletas.

Considero que a pesar de que se comenzó a trabajar tarde, el saldo es positivo, hubo mucha gente, el público salió conforme, no se escucharon demasiadas quejas. Este sábado seguramente los participantes saldrán completos y mejorará sustancialmente el espectáculo.

Si bien no hay precisiones oficialmente estimaron que el sábado pasado  concurrieron a la fiesta 10 mil personas.

Problemas

Uno de los problemas histórico de nuestros carnavales han sido los baches que se producen en la caravana, pero muchas expresiones y por motivos que nadie explica, tardan varios minutos hasta que pasa el siguiente. Esto no aporta a la fiesta inclusive la gente se aburre.

Al respecto el Presidente explicó que fue una de las cosas que les plantearon a los participantes, para que estén presente en el lugar de inicio con el tiempo necesario. El sábado pasado se citó a todos a partir de las 21 horas pero pasaron horas y no se hacían presentes.

Consideró que hay mucha improvisación; antes se buscaba sonido, tractor y se comenzaba a trabajar, ahora recurren permanentemente a los organizadores para que estos lo solucionen.

Infraestructura

El sonido llega bien al público pero hay quejas de las expresiones, porque dicen que no se escucha como tendría que ser, pero consideró que este tema lo resolverán esta noche.

El formato de carrousel y la variedad de participantes (26 expresiones) hace imposible que se asista con la música correspondiente al paso de cada una de ellas. “No se pude ensamblar si no disponen de un sonido propio”, pero solamente 3 o 4 participantes llevan sus equipos. Por una cuestión de costos el resto se tuvo que adaptar.

Competencia y jurado

En ediciones anteriores se pagaba un cachet por expresión que presentaba un proyecto, y el costo del mismo. El municipio se hacía responsable del pago.

En estos carnavales, en cambio, se decidió que deben competir.  “La competencia es buena, sana, y hace al mejoramiento del espectáculo”, remarcó. Además fue una modalidad de los corsos que históricamente tuvo nuestra ciudad, algo que también existe en otros carnavales.

Jurados

El jurado modificó su estructura. Ahora se  nominan 7 personas por noche que tengan conocimiento de arte, música, y turistas que llenan una planilla con los puntajes, pero se cambian las 4 noches de corso que se evalúa con un puntaje. Es decir que en los primeros cuatro sábados serán en total 28 jurados que emitirán su voto. Además su tarea es ad honorem.

“Esto garantiza transparencia y no hay forma de que un jurado determinado pueda tener conductas tendenciosas, porque con esa cantidad de personas se logra una mejor evaluación”.

Dejar respuesta