La ola de acusaciones a través de redes sociales conllevó que un joven se suicidara después de que lo acusaran falsamente

0

En las primeras semanas de diciembre de 2018, hubo una verdadera ‘ola’ de denuncias a nivel nacional, que llegaron incluso a nuestros pueblos del interior con escraches a través de redes sociales, sobre presuntos actos de abuso o acoso sexual.

En Bariloche, un adolescente de 18 años fue acusado de abuso sexual por su mejor amiga, quien luego reconoció que era mentira y pidió disculpas. A pesar de la aclaración, la denuncia se siguió compartiendo en las redes y el joven entró en un estado de depresión y se suicidó.

Todo comenzó el pasado 12 de diciembre cuando Agustín Muñoz participaba junto a otros jóvenes de una marcha luego de una ola de denuncias de abusos en la localidad rionegrina. “Nunca más solas, nunca más calladas”, decía una de las banderas que sostenían los manifestantes.

En medio de la movilización se leyó una “lista negra” de presuntos abusadores. En ese momento, Agustín escuchó que comenzaron a gritar su nombre, donde lo acusaban de haber atacado sexualmente a una amiga suya. La chica, menor de edad, había denunciado al joven a través de Twitter, Instagram y Facebook. Según creen los investigadores, lo señaló luego de una discusión que habían tenido.

“Cuando gritaron su nombre, él quedó quedó estupefacto. Atinó a correr a casa, llegó ese día desesperado y me contó lo que le había pasado”, contó Silvina Castañeda, madre de Agustín, en diálogo con el portal Bariloche 2000. “La publicación ya se había viralizado, tomé contacto con esta chica, recapacitó, teníamos un afecto muy grande con ella, pidió disculpas rápidamente para tratar de frenar todo”, explicó.

Ese mismo día, la mamá del joven expuso el caso en su cuenta de Facebook y contó que su hijo estaba en su cama encerrado y no quería comer. “Hoy una chica escrachó a mi hijo por enojo y ahora no sabe cómo parar la bola. Jugar con esto es terrible. Es una burla a todas las víctimas de violación”, escribió.

En la publicación, Castañeda publicó los chats que mantuvo con la joven y el pedido de disculpas que después compartió en las redes. “Busqué frenar que se siguiera viralizando su escrache, porque la gente toma el escrache como un ejemplo, un castigo ejemplar, pero las disculpas no se compartieron de la misma manera y quedó en suspenso”, señaló.

Horas después de la denuncia, la chica publicó una aclaración en su cuenta de Instagram. “Principalmente quiero disculparme públicamente hacia Agustín, fue un momento de bronca y enojo. No supe ver el límite de esto”, indicó. Además, agregó en otro posteo: “No puedo hacer más que pedir disculpas. De los errores se aprende y me las mandé posta”.

Sin embargo, el daño ya estaba hecho y la denuncia no paró de viralizarse. El domingo 23 de diciembre, la madre de Agustín contó en la publicación del caso la noticia del suicidio de su hijo. “Mi hijo murió ayer, con su corazón destrozado”, expresó.

“Mi hijo como tantos otros chicos era un ser muy sensible y a raíz de esto se desequilibró emocionalmente hasta llegar al punto de tomar esta decisión que nos sorprendió a todos”, contó Castañeda medios locales. “Espero que no haya otros Agustines, porque hay muchos chicos sensibilizados, solos, sin contención, que pueden ir por la misma vía y no está bueno”, remarcó.

En este sentido, la madre del joven publicó un video en el que denunció que no se tomaron las medidas necesarias de contención con respecto a este tipo de denuncias. “Como representante de mi hijo pido, sin echarnos en contra de la lucha real y firme de tantas víctimas de abuso, que se tome conciencia de que estamos jugando con algo muy delicado y estamos exponiendo a nuestros jóvenes”, subrayó.

“Mi hijo fue una víctima de toda esa desidia social que tenemos. Acá estamos con jóvenes que piden desde su compañía que se termine con esta persecución y escraches contra la amiga de Agustín. Él ya la perdonó“, indicó en la grabación. “Como madre pido que cuidemos a nuestros chicos. No puede haber un Agustín más. Quiero pedir Justicia para las víctimas, pero también pedir respeto por los menores de edad y que no existan listas negras de chicos que van condenados a morir”, concluyó.

La ola de denuncias mediáticas y sus consecuencias penales

Denuncias

Quienes son víctimas de abusos sexuales, pueden denunciar en cualquier comisaria del país, en las áreas municipales de la Mujer y la Familia, también en la línea telefónica nacional #144. El Título III del Código Penal Argentino tiene incorporado “Los delitos contra la integridad sexual”, que detalla distintos tipos de abusos. Más alta es la pena de prisión cuanto más graves son los delitos. Las penas van desde 6 meses a 4 años, y pueden aumentar los máximos hasta 10, 15 o 20 años, según los agravantes de cada caso. “Ante cualquier caso de abuso, la persona, debe ante todo denunciar ante la autoridad competente, para que esta proceda a través de los medios que la legislación prevé. Pudiendo efectuarlo personalmente o por interpósita persona”, comentó el abogado Beltrán Cepeda, consultado por Paralelo 32.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here