Paraná.- Este martes 22 de agosto, ante el fiscal Labriola declaró en calidad de testigo María Rosa Kriger, mamá de Julio Trossero; quien falleciera el pasado lunes 14 de agosto, a causa de las heridas provocadas por los golpes propinados reiteradas veces en su cabeza, por los sujetos que asaltaron a la familia en su casa, en la zona rural de la localidad de Seguí.

Sobre la presentación, Rubén Pagliotto, uno de los abogados querellantes manifestó a Elonce TV que la mujer “no pudo reconocer a los detenidos”. No obstante, dijo que Kriger “relató pormenorizadamente, con mucha seguridad y espontaneidad, a pesar del dolor que no logró vencerla, lo que sucedió ese día fatal”.

En el mismo sentido, el letrado dejó en claro que la mujer mencionó que “se trató de dos personas, que en todo momento dialogaron entre sí, solicitándoles a cada rato, una suma de dinero, con un trato violento”.  Se refirió a la violencia que desencadenaron los delincuentes en la casa de Trossero, asegurando que “cualquiera que vea las condiciones en que quedó la vivienda, pensaría que se trató de una explosión. Pero no, fue una búsqueda desesperada de un dinero que no existía, pero que seguramente estaba en la mente de quiénes perpetraron el hecho. Se llevaron una suma que no llegaba a los diez mil pesos”.

“Lamentablemente eso es lo que costó la vida de alguien muy querido, el lechero del pueblo, como se lo conocía a Julio Trossero, en el lugar”, definió Pagliotto.
Manifestó que, en la audiencia de este martes estuvieron presentes también los abogados defensores de los dos detenidos. Los acusados están cumpliendo 45 días de prisión preventiva en la Unidad Penal Nº 1, de Paraná.

“Ambos habrían sido, según lo indican las pistas de la investigación, los dos partícipes en este luctuoso hecho que se cobró la vida de Trossero”, hizo hincapié Pagliotto.

La doctora Emiliana Cossi, designada defensora oficial, asistió legalmente en un primer momento a Martín Olmos; relató que “el fiscal Labriola le tomó declaración de imputado, el viernes 18, y en un primer momento manifestó que él no había cometido el hecho. Tras la declaración el fiscal solicitó la prisión preventiva. Medida a la que nos opusimos, ya que habíamos pedido prisión domiciliaria, que finalmente ordenó el juez Humberto Franchi”. Posteriormente Olmos, designó un abogado particular para su defensa.

Tras el fin de semana largo, se conocieron detalles del expediente judicial conteniendo la declaración indagatoria formulada por Rodrigo Leiva, quién de acuerdo a lo que indica diario Uno, “se quebró” ante el fiscal Labriola dando detalles esclarecedores del hecho; entre los que habría reconocido su participación en el robo calificado, aclarando que quien habría ultimado a Trossero de “un fierrazo” sería Olmos.

Dejar respuesta