La lucha contra el cáncer las fortalece, une y siembra esperanza en un espacio de reflexión y oración

0
1419

Viale– Desde hace siete meses funciona en esta ciudad un grupo de mujeres con cáncer que se reúnen periódicamente para acompañarse y fortalecerse en el tedioso camino de infinitos vericuetos que dispone la enfermedad. Esos encuentros de reflexión y oración que tienen periódicamente, son como un bálsamo para las diferentes vivencias, los miedos, los desafíos, los tratamientos, las demoradas respuestas de las obras sociales. Así todas las dificultades que aparecen en el camino terminan traduciéndose en un canto a la vida, porque ellas aman a la vida con todas sus fuerzas y trasmutan su enfermedad en una oportunidad de existencia. Las reuniones son refugio para quienes se sienten desamparadas, son una esperanza para las más afligidas y un aprendizaje de solidaridad con el otro, para todas.

“Las Peregrinas surgen porque en un lapso muy corto de tiempo varias mujeres fueron diagnosticadas con cáncer en la congregación de la IERP Viale, entonces en el acompañamiento pastoral  les propongo ayudar a otras personas que atraviesan por esto. Fue así que convoqué a la primera reunión, que se tomó como fecha fundacional, el miércoles 16 de junio de 2016” – cuenta a Paralelo 32 el Pastor Carlos Brauer, fundador del grupo.

Su propuesta inicial fue abrir el espacio de reflexión y oración a conocidas y amigas, conformándose un grupo interdenominacional de la IERP Viale y de Parroquia Santa Ana, de ocho mujeres. “Son mujeres todas jóvenes, profesionales, comerciantes, empleadas; seis de ellas tienen cáncer de mama y dos otro tipo de cáncer, algunas en tratamiento y otras ya lo han superado” –dice el pastor.

Las Peregrinas funcionan con un sistema de madrinazgo. Cada una tiene su madrina dentro del grupo respondiendo a uno de los lemas “fortalecernos para fortalecer, en este camino hay miedos, hay dudas, entonces es la madrina la que se fortalece, la que la llama si no viene. Hoy se puede decir que alguien no concurre solo porque tiene algún motivo bien fundado, sino son infaltables –comenta el entrevistado- El grupo se fortaleció tanto que el miércoles 28 de diciembre hicimos la despedida de año y apenas empezó enero, por whatssapp ya preguntaban cuándo nos volvíamos a reunir”.

  • ¿Por qué Las Peregrinas?
  • Hablábamos de que uno camina, transita el tema de la enfermedad, pero uno puede caminar en cualquier dirección, no es muy representativo. El peregrino, sin embargo, siempre tiene una meta y esta enfermedad se parece mucho a lo que transita un peregrino. El que ha hecho alguna vez una peregrinación sabe que en ese camino hay cansancio, hay dolor, hay paradas o estaciones, donde también otros nos esperan, nos ofrecen agua, nos ayudan a seguir, y de hecho algunos no llegan a la meta, entonces otros vienen a acompañar para que esa meta, la sanación, sea posible.
  • Recientemente se viralizó un video con una canción que las identifica y una letra muy sentida.
  • La autora de la canción es Laura Avero de Vitor, ella es de Crespo. Dijimos por qué no hacer una canción y Laura se entusiasmó, armó una letra que es bellísima. La canción repite muchas veces que vale la pena luchar por la vida que Dios nos da, y se hizo una presentación en Power Point en el Encuentro de Mujeres de la IERP en el mes de septiembre en Crespo, donde cada una dio su testimonio.

Símbolos

Las Peregrinas en sus encuentros se valen de símbolos que hacen referencia a la vida y a la sanación que esperan. “Usan pañuelos naranjas porque se asocia al color de la sanación, el lugar que la iglesia nos cedió tiene cortinas y paredes naranjas y con el sol produce un efecto muy lindo” –relata el pastor.

 – ¿Cuál es el significado de los pañuelos?

– Los pañuelos es algo muy fuerte, ellas lo usan como un símbolo que nos sirve cuando alguna de ellas no viene. Cuando nos reunimos cada una tiene su lugar físico, el día que falta el pañuelo queda doblado en ese lugar porque seguimos orando por ella. Usando el pañuelo le hacen el aguante a la que perdió el pelo.

En mi caso siempre tengo el pelo muy corto pero el día que una de Las Peregrinas pierde el pelo me afeito la cabeza, es una actitud solidaria.

Además usan la flor del narciso, que se la relaciona con la enfermedad. Hay un lema bíblico que usamos, fue el primero que tuvimos, de Josué 1:9: “Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza, no tengas miedo ni te desanimes que yo tu Señor y Dios estaré contigo donde quiera que vayas”. Después fueron apareciendo otros lemas como: mujeres que aman la vida y trasmiten esperanza, muy significativo también.

Las Peregrinas recién está tomando forma, su existencia es muy nueva, y una de los principales puntos de su misión es lograr un grupo informativo. “Cuando una persona es diagnosticada con cáncer necesita ayuda –dice el Pr. Brauer- saber por dónde se empieza y hay muchísimas complicaciones que trascienden a la enfermedad, la obra social o la prepaga, muchísimos trámites por hacer; entonces saber cómo asesorarla es valioso”.

Desmitificar la palabra

El pastor Brauer, un ministro sanador de la iglesia de Dios, habla de la importancia de desmitificar la connotación negativa que se le da al nombre cáncer. “Lo hablamos mucho en las experiencias que cuentan. Ellas de forma natural dicen tengo cáncer y la cara de la persona que las escucha se transforma en algo que a veces es tan molesto que hiere”.  Luego trazó un paralelismo entre las palabras lastima y lástima “se escriben igual, solo que una tiene una tilde y la tilde es el látigo que duele –reflexiona el entrevistado- Si yo tengo lástima al otro lo estoy lastimando, sin embargo si tengo compasión me muevo, tengo misericordia y hago algo, la palabra compasión es bellísima porque hago algo apasionadamente por el otro”.

Durante la entrevista recordó nombres de enfermedades muy graves que sin embargo no pegan tan fuerte como la palabra cáncer. “Y creo que esto viene culturalmente con nosotros desde hace muchos años. No hace tantísimo años –recuerda-  yo tenía un familiar con cáncer y recuerdo que muchísima gente no se acercaba porque pensaba que era contagioso”

Carlos induce al agradecimiento “creo que la sanación pasa por ahí, tenemos que pedir pero no ser solamente mendigos, porque los humanos es como que tenemos la mano abierta para pedir pero también tenemos que saber agradecer. Una de las cosas que tenemos que agradecer –sostuvo-  es que ahora contamos con la bendición de una medicina que también crece a pasos agigantados, hoy se hacen intervencionismos que hace 5 años atrás ni se pensaban. Entonces –sostuvo- eso también se debe agradecer  y es lo que en el grupo nos alentamos especialmente para que las personas no abandonen su tratamiento y Dios siempre pone la mano. Han pasado cosas fuertísimas, como una de las integrantes que estaba haciendo radioterapia, le habían dado una cantidad bastante importante de sesiones y a las pocas ya suspendieron porque no eran necesarias”.

Milagro de sanación

“El milagro lleva su tiempo, necesita de esfuerzo y  trabajo. Las Peregrinas tienen que cumplir con una alimentación sana, los tratamientos que los médicos indican, tenemos que cooperar, nada ocurre por arte de magia, si es por arte de magia va a dar resultado 2 o 3 días. Me gusta una poesía de Eduardo Cáceres Contreras que se llama “Jesús no tiene manos”. En cada uno de los párrafos dice que Jesús no tiene manos, no tiene pies, no tiene recursos y termina diciendo Señor aquí tienes mis manos, mis pies, mis recursos, mi tiempo, voy contigo. Creo que por ese lado pasa la sanación y sanación funciona como cualquier otro ministerio, es dejarse guiar” –opina el pastor Brauer

“Cuando una persona está predicando no tengo la menor duda que el espíritu de Dios está soplando ahí lo que la gente está necesitando y lo otro es cuando Jesús hace el envio, no solo dice de predicar el evangelio, bautizar, también dice sanar enfermos. Pero hay que ser muy cuidadoso de no correr el riesgo de interpretarlo al punto de llegar a un curanderismo o algo así. Es todo un proceso”- advirtió.

Sobre su experiencia en Las Peregrinas, dijo, “tenemos un espacio de diálogo primero donde surgen distintos temas, después hay un momento de reflexión, de meditación y después de sanación, pero la sanación como oración comunitaria. Finalmente la imposición de manos que es muy interesante y donde uno siente el calor de la presencia de Dios”,

“Hay momentos en el que necesitamos que el grupo nos contenga, a veces cuando uno está atravesando una situación dolorosa o un duelo por una pérdida no hay cosa más sanadora que un abrazo porque las palabras están de sobra y hasta hieren porque no sabemos qué decir, pero el abrazo profundo sana”- advirtió.

El grupo cuenta con el asesoramiento de los médicos de cabecera, charlas, una nutricionista y profesionales ligados a la medicina alternativa. “Son profesionales que vienen e informan, uno lo toma o no, pero estamos asesorando y dando herramientas a otras personas, logrando avances muy importantes especialmente en el fortalecimiento, para no ver al cáncer como una tragedia sino como una oportunidad en la vida” – concluyó el pastor.

Regalo de Dios

Una de las integrantes no lograba la cantidad necesaria de glóbulos blancos para hacerse una quimioterapia. “Eso fue milagroso, fue un regalo de Dios –dice el pastor al contar el caso-. Como trabajamos con otros profesionales, la nutricionista le organizó una grilla de comidas que debía incorporar en esos días y cuales evitar. Y en el espacio de sanación oramos con muchísima fuerza todos juntos. A los tres días ella triplicó los valores, siendo que hacía mucho tiempo que venía sin poder alcanzarlo”- afirmó.

Dejar respuesta