Ésta es una buena época para establecer algunos hechos respecto a la vacunación. Más allá de la difusión del calendario, siempre hay mitos rondando esta temática que van desde cuestionamientos basados en teorías de conspiración hasta supercherías vetustas. Hoy, por ejemplo, al hablar de vacunación es ineludible referirse a la vacuna contra la gripe, pero esto no es más que un apartado dentro del tema general.

Para conocer a ciencia cierta qué son las vacunas y cómo trabajan en nuestro sistema inmune, hablamos con el pediatra Emmanuel Oitavén (matrícula 10767), quien nos explicó la importancia de vacunarse. “Las vacunas han contribuido de forma fundamental al bienestar de la población, reduciendo en forma importante la incidencia de enfermedades inmunoprevenibles (léase rubeola, sarampión, etc.)”, introduce Oitavén.

Asimismo, prosigue: “En algunos casos se logró la eliminación de una enfermedad de una región o país, o finalmente su erradicación a nivel mundial”. En base a lo anterior, desarrolla: “El objetivo final de la inmunización es la erradicación de la enfermedad; el objetivo inmediato es prevenir la enfermedad en individuos o grupos”.

De estos dos objetivos se sigue que vacunarse no solo persigue un fin individual, sino comunitario. El último boletín de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2017 informó que en nuestro país la cobertura es de más del 90 por ciento. Este dato refleja un número muy importante a la hora de contemplar el tema.

Sin embargo, siempre existen aquellas personas que no quieren vacunarse ni hacerlo con sus hijos. Los argumentos que pueden llegar a sostener estas personas son muy variados y carece de sentido analizarlos uno por uno. En este sentido, le preguntamos al pediatra sobre la vacuna anti-gripal, para a través de este ejemplo abarcar tantos otros.

“Hay una campaña para la vacuna anti-gripal en menores de dos años, embarazadas, trabajadores de la salud, mayores de sesenta y cinco años, y pacientes con ciertas patologías. Por otro lado, está el mito que dice que si vos te ponés la vacuna contra la gripe, te enfermás de gripe. Eso no pasa nunca porque es una vacuna con el virus inactivado”, comienza a explicar el médico. También, continúa: “Esto quiere decir que se modifican los virus para que la vacuna pueda generar la capacidad de respuesta del organismo, o sea, le sacan la parte infectante a los virus”.

Seguidamente, añade: “Sí te puede causar dolor en el sitio de localización, que es el principal efecto adverso que tiene, te puede dar alguna línea de fiebre o cefalea. Son efectos adversos muy bajos que casi nunca se dan”. No obstante, afirma: “Lo que es un error es decir que si te vacunás contra la gripe, te genera la enfermedad”.

Entonces, una vez aclarado que el virus inactivado (o sea sin capacidad infecciosa) no puede enfermar, el doctor prosigue: “La inmunización consiste en la introducción y producción de una respuesta inmunitaria específica protectora (anticuerpos y/o inmunidad mediada por células) por parte de un individuo sano susceptible como consecuencia de la administración de un producto inmunobiológico, la vacuna”. Además, señala: “El objetivo es producir una respuesta similar a la de la infección natural, pero sin peligro para el vacunado. Se basa en la respuesta del sistema inmunitario a cualquier elemento extraño (antígeno) y en la memoria inmunológica”.

Lo explicado por Oitavén corresponde a la inmunización activa, referida a la producción de anticuerpos en respuesta a la administración de una vacuna. O sea, se prepara al el propio organismo para que trabaje y pueda dar respuesta ante una enfermedad natural.

–¿Qué le decís a aquellos padres que no quieren vacunar a sus hijos?

_Siempre en medicina y en pediatría la evaluación es costo beneficio. Es respetable todo lo que es cultural, religioso, político, filosófico o cual sea la causa, pero uno como efector de salud debe decirles a los padres que más allá de su decisión está la salud de sus hijos. Las vacunas son estrictamente necesarias, no se trata de decir: “A mí hijo no lo vacuno”. Esto es un acto egoísta porque se está rompiendo con una cadena y ese chico no vacunado puede generar una enfermedad reemergente que nosotros creíamos erradicada, justamente por el hecho de no tener la vacunación”.

En la continuación de la charla el médico dice: “Todas las modificaciones que se hacen en la vacunación, sobre todo la que tuvimos nosotros en la de la poliomielitis donde se saca una cepa, es porque a nivel mundial una de las cepas que tenía la vacuna no existe más. El virus salvaje nosotros no lo teníamos más, salvo en la vacuna, entonces se lo saca también de esta”. Finalmente, concluye: “Y esto se logró gracias a la vacunación a nivel mundial. Son hechos. Ningún médico formado te va a decir que no te vacunes, porque los beneficios de la vacunación están comprobados científicamente a nivel mundial”.

Finalmente, cabe mencionar que se realizará una campaña contra el sarampión que iniciará el tres de septiembre y se extenderá hasta el treinta y uno de octubre. Esta campaña está destinada a niños de trece meses hasta cuatro años de edad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here