KODAK Digital Still Camera

Edelmiro Carlos Folmer  (*)

Este año prácticamente no estábamos decididos en hacer la Fiesta porque sentíamos que no teníamos el apoyo de las empresas para participar con sus stands en la exposición.

Fue muy oportuno el ofrecimiento de las autoridades municipales de organizarla. Vengo pensando desde hace años atrás que debe ser como en otras ciudades donde a la Fiesta la organiza el pueblo en honor a los productores, no los productores.

Si uno mira la historia, repasa los archivos, cuando se empezó a hacer la Fiesta de la Avicultura eran muy pocos los productores que integraban las comisiones. Fueron las fuerzas vivas de la ciudad las que la organizaron. Este es el sentimiento que siempre tuve hacia la Fiesta de la Avicultura. Decía, somos puros productores haciendo la fiesta en nuestro honor, y esto no era así en sus inicios.

Pienso que con este nuevo impulso se está volviendo realmente a la fuente de cuando se gestó todo esto. Siempre añoraba poder dar vuelta la historia nuevamente, porque los productores están muy comprometidos en sus trabajos, son mini empresarios, no pueden hacerse cargo de su organización.

Hasta la década del 80 los organizadores era gente de la ciudad: fabricantes de alimentos, propietarios de plantas de incubación, proveedores de vacunas, profesionales, gente vinculada al sector avícola; muy pocos productores.

Tenemos que tener conciencia de que el 50% del movimiento económico de Crespo gira alrededor de la avicultura. Muchachos que empezaron muy de abajo a vender sus productos a los avicultores, con un razonamiento lógico son los que necesitamos que tomen la posta, porque de alguna forma viven de la avicultura, del trabajo que hacer el avicultor. Siento que se tiene que volver a las fuentes y seguir los pasos de aquellos que quisieron realzar y darle publicidad a esta ciudad como Capital Nacional de la Avicultura.

Creo que se está retomando el camino, porque el pueblo está organizando la Fiesta y con toda información disponible a través de la tecnología casi no hace falta promocionar productos en una exposición, se necesita el encuentro con el otro, intercambiar personalmente. Y la Fiesta lo hace posible hoy.

Veo muy bien cómo se promueve en esta fiesta  por medio de la omelette y el pollo al disco, el consumo de dos productos masivos: el huevo que tuvo un aumento en el consumo interno pasando de 180 a 260 unidades per cápita y el pollo con un consumo de 43 kg per cápita.

 

(*) Presidente Asociación Civil Crespo Capital Nacional de la Avicultura

Dejar respuesta