Crespo.- La farmacéutica Lorena Ruhl es jefa del servicio de Esterilización del Hospital “San Martín” de Paraná. Estuvo en el 19º Congreso Mundial de Esterilización, realizado en Ciudad de México del 31 de octubre al 3 de noviembre pasado en el World Trade Center de la Ciudad de México.

“Cada año el congreso se realiza en un país diferente, ahora tocó a América después de ocho años. En el 2010 participé en San Pablo, en el 11º congreso mundial. En México presenté el trabajo “Que la traumatología no termine en un trauma”. Hablaba del manejo de las cajas de instrumental de alquiler, llamadas ortopedias, que llegan a las instituciones de salud, para ser utilizadas como instrumental quirúrgico, para colocar una prótesis a un paciente”, comentó la entrevistada a Paralelo 32.

Cuál es la problemática que encaró en su presentación

—  En casos puntuales, la legislación en Argentina hace que esas prótesis quirúrgicas vengan esterilizadas de origen. Por ejemplo, una prótesis de cadera, de columna, o vascular. Pero en otros casos, en Argentina y en muchos países de Sudamérica vienen a granel y se esterilizan en cada institución. Por ejemplo, los tornillos y placas utilizadas en cirugías de osteosíntesis. Normalmente, tengo una tornillera con 200 tornillos o 200 placas, pero el paciente va a requerir una sola placa o un solo tornillo. Las 199 piezas restantes vuelven a pasar por otros quirófanos de todo el país, con todos los riesgos que eso implica: que no se laven bien, que el proceso no esterilice bien, y en algunos casos, que la calidad de ese implante sea defectuosa o no sea lo que corresponde.

–  ¿Cómo es que pasan las ortopedias por diferentes hospitales? ¿Hay un banco de ortopedias?

—  Hay un banco que tiene las ortopedias con 200 tornillos o placas.

–  ¿El banco está en Buenos Aires?

—  Puede estar en cualquier ciudad. En Paraná, desde 2014 tenemos un convenio con cuatro distribuidoras privadas de productos médicos. Fueron habilitadas por Resolución 2737 del Ministerio de Salud de la Provincia. Se empezó a ordenar la relación con las ortopedias que tenían implantes. Estas ortopedias habilitadas pueden funcionar en forma legal dentro de la Provincia de Entre Ríos. Para el Hospital San Martín, si son de Paraná o son de la provincia, las ortopedias deben estar habilitadas por esa resolución ministerial. Si son de Buenos Aires, tienen que estar habilitadas por ANMAT, a través de la disposición Nº 6052 de 2013. Al estar habilitadas, desde 2012 empezamos a ordenar el trabajo del material quirúrgico que llegaba al hospital. A partir de 2017, hace poco, el Hospital “San Martín” empezó a autorizar cirugías sólo con ortopedias habilitadas, sean provinciales o nacionales.

Actuación profesional

–  ¿Cómo se actúa?

—  El material de ortopedia debe llegar 48 horas antes de la cirugía programada, con remitos por triplicado, con el conteo de todo el instrumental, los PM que son habilitaciones o stickers de cada implante que llega al hospital, donde se corrobora que esto sea un implante fabricado por una empresa habilitada por ANMAT. Se revisa todo esto, se revisa también la limpieza y el secado del instrumental y se procede a esterilizar. Una vez que el médico responsable de la cirugía firma este remito, se procede a esterilizar, se entrega en forma estéril y se devuelve a la ortopedia limpio y seco tal cual lo recibió el hospital.

–  En el ínterin, se usó un elemento en una operación. ¿Se devuelven los restantes implantes no usados?

—  Exactamente. Se vuelve a lavar todo y se devuelve. Hay una frase de mi autoría que siempre utilizo: la esterilización es el pilar fundamental del control de las infecciones intrahospitalarias. Si la esterilización no funciona, no funciona el hospital. Ningún paciente se pregunta qué hay detrás de la puerta que dice quirófano. Para todas estas cuestiones tiene que haber una central de esterilizaciones que resguarde al médico del acto médico, al paciente que le cuide su bioseguridad y a la institución le cuide el respaldo legal sobre ese paciente que está atendiendo. Como institución, en nuestro caso como Hospital San Martín, somos responsables de todos los procesos y procedimientos que se le hacen al paciente mientras esté internado en nuestra casa. ¿Cuál es el planteo de mi trabajo? Es que actuemos como en el mundo, donde ya lo resolvieron. Canadá y Japón fueron los dos primeros países, el tercero fue Francia. Estos países decidieron que los tornillos para una operación no vengan esterilizados de origen, de fábrica. Que la caja con los 200 tornillos o placas sea una caja de pruebas. El traumatólogo es un artesano, muchas veces al analizar la placa radiográfica, por su experiencia, por el tipo de hueso dañado, él puede saber qué tipo de tornillo va a usar, aunque no esté cien por ciento seguro.

–  O sea, debe calcular qué medida le sirve.

—  Sí, además, debe ver la dureza del hueso, si está ‘esponjoso’, por ejemplo; un traumatólogo puede explicar mejor que yo esas cuestiones. Lo cierto es que él debe tener esos 200 tornillos para determinar el que tornillo tenga las medidas justas para adaptarse. ¿Cómo lo resolvieron otros países? La caja con los 200 tornillos está de prueba para el médico, pero el tornillo definitivo a colocar está en el maletín del técnico de la ortopedia. Entonces, el traumatólogo dice por ejemplo, ‘quiero un 22 cortical’. Y coloca el 22 cortical que ya está esterilizado en origen, una vez.

Seguridad biomédica

–  ¿Por qué es necesaria esa seguridad?

—  Porque está comprobado que durante las sucesivas esterilizaciones que se hagan, después de cinco pasos, por ejemplo, de procesamiento de autoclave de vapor, el material del que está hecho ese tornillo empieza a sufrir ‘fatiga’, aún sea de titanio o de acero quirúrgico. Tantas esterilizaciones producen ‘fatiga’ en el metal. Esa fatiga hace que muchas veces una prótesis migre, o se mueva, a los dos meses que el paciente fue operado, porque el tornillo se rompió en la cabeza, donde está la parte más débil de un tornillo. Eso puede ocurrir por la fatiga misma, no por mala calidad del tornillo. Si pasó, por ejemplo, por 25 procesos de autoclave, que son 25 sometimientos a 134 grados centígrados de temperatura, para que recién al paciente número 26 le sirva esa medida de tornillo. En otros países esto está prohibido. Cuando planteamos, en el congreso esto nos miraban… porque ellos ya tienen definido que cada implante quirúrgico que se coloca en un paciente debe venir esterilizado de origen.

–  ¿Acá no llegamos todavía?

—  No llegamos.

–  ¿Y en América Latina están como en Argentina?

—  En América Latina, en México, también. En México tienen una problemática infernal porque sólo en la Ciudad de México son 30 millones de habitantes (el área metropolitana, la ‘mancha urbana’ que se extiende por varios estados, N. de R.). Allá la salud pública no existe como acá, eso también es una diferencia. Y yo celebro que tengamos en Argentina salud pública universal. Es lo único que comparto con los ingleses, que también establecieron que la salud le pertenece al Estado. En Inglaterra también es así, pero en otros países no. Existen los seguros sociales, las prepagas.

Salud pública y política de Estado

–  Acá se están discutiendo acuerdos con países de la región por la atención recíproca de pacientes. Sólo con Uruguay y con Bolivia se pueden firmar acuerdos entre Estados porque los demás países no tienen salud pública.

—  Y estamos atravesando en el país una grave situación al no tener Ministerio de Salud de la Nación.

–  ¿Qué implica en materia de políticas prácticas?

—  Que no va a haber plata. Para ciertas cosas somos un país federal, para otras no. En el caso donde somos un país federal, el gobierno nacional por el 2016 dijo que cada provincia contemple sus planes de pacientes oncológicos o de HIV, por ejemplo. Cada provincia debía hacerse cargo de sus pacientes.  Pero estamos hablando de provincias, algunas muy pobres, y medicamentos muy costosos que no se pueden hacer cargo las provincias. Pero está claro que es negativo si no tenemos un Ministerio de Salud de la Nación, que baje políticas de salud para toda la población. Por ejemplo, yo celebro el Ministerio de Salud de Ginés González García, quien en el período 2003 a 2007, cuando Néstor Kirchner fue presidente, planteó la ‘medicina basada en la evidencia’.

–  ¿Qué significa eso?

—  Que ante una patología, yo como Estado que soy proveedor de la Salud Pública tengo que regular el dinero, porque si te voy a dar todo tratamiento que cada médico prescribe, sería imposible sostenerlo. Como Estado te digo ‘medicina basada en evidencia’. Por ejemplo, para esta patología X tenés tres tipos de tratamientos, A, B y C. Vos como médico vas a elegir qué tratamiento dar a tu paciente: el A, el B o el C. Si tu elección no encaja en ninguno de estos tres tipos, tendrás alguna alternativa, hacer otro protocolo, otro proceso, para que quede cubierto. Con esto se regulaba el gasto de la atención. Después tenemos la atención primaria de la salud; además, las políticas de salud como el Plan Sumar, el Plan Nacer, el Plan Qunitas. También el Plan de Salud y Reproducción Sexual que atendió a miles de parejas que, si no tenían una obra social o una prepaga de muy alto costo, no podían acceder a un plan de procreación. Desde 2012, en el Hospital San Martín se llevan a cabo cirugías por la Ley de Identidad de Género.

–  ¿De cambio de sexo?

—  Sí, desde 2012. La doctora Graciela Degani, ex ministra de Salud, es directora de Ginecología del Hospital y está el tema bajo su control. Ella fue quien firmó el convenio sobre ‘Medicina basada en la evidencia’. Durante el gobierno de Cristina Fernández no se siguió eso, porque vino otra etapa, pero ya González García no estaba al frente de Salud. En política sanitaria, ¿qué es lo importante? La atención primaria de la Salud. Todo recae en la prevención y en la educación, para no llegar a la enfermedad.

Elegir el hospital público

–  ¿Qué hace hoy la provincia de Entre Ríos?

—  En la provincia, está a cargo del ministerio la licenciada Sonia Velázquez, quien ha sido de gran apoyo para los hospitales, tenemos las puertas abiertas. Hace 20 años que estoy trabajando, pero empezamos todo un camino en el Servicio de Esterilización y lo logramos con ella. No teníamos salida de emergencia en la sala; trabajamos a 42 grados de temperatura ambiente real. Trabajamos con autoclaves a 134 grados con equipos de alta presión. Si había un incendio en la zona de máquinas no teníamos escapatoria hacia afuera de la sala. Se han hecho obras, se están terminando obras en nuestro servicio; así como otras obras en el San Martín, como Terapia nueva o sala de Traumatología nueva.

–  ¿Hay fondos de Nación?

—  En el servicio de Esterilización he pedido fondos y no llegaron. Lo que recibimos es de la Provincia a través de licitaciones públicas. Ahora estamos pidiendo una lavadora que vale 1,5 millones de pesos o más La estamos pidiendo a través del gobierno y pasan el pedido para el nuevo presupuesto del año que viene.

–  ¿Qué pasa con las infecciones intrahospitalarias?

—  El servicio de esterilización es muy importante para enfrentar las infecciones intrahospitalarias. Nuestra central tiene equipos reglamentarios a nivel internacional, como autoclaves de vapor con tres vacíos, con temperaturas establecidas para textiles, instrumentales, ciclo líquido, esterilización a bajas temperaturas, esterilización a altas temperaturas por calor seco. Este es un método que está siendo erradicado en el mundo, pero en Latinoamérica las estufas de esterilización todavía no se han erradicado. Esto tiene que ver con el tipo de instrumental. Empezamos un plan hace un año y medio de reemplazo del instrumental quirúrgico del Hospital San Martín.

–  Lo que aquí se tiene que erradicar, en los países desarrollados ¿cuándo se sacó?

—  Lo reemplazaron hace 15 o 20 años atrás. Acá estamos sacándolos en algunos lugares del país, por ejemplo, en Buenos Aires o Mendoza. Las provincias de Mendoza y de San Luis tienen estructuras de hospitales públicos que son ejemplo y les bajo el sombrero, son excelentes. Allí la gente elige ir a un hospital público.

–  ¿Estamos muy lejos en Entre Ríos de que la gente elija ir al hospital público?

—  Creo que lo primero que debe existir es una decisión política. Yo me metí en política porque es una opción: me puedo quedar en la vereda de enfrente y decir ‘mirá lo que éste está haciendo’ o puedo ponerme a trabajar y estoy trabajando en un lugar respetando las bases del justicialismo, que es en lo que yo creo. Soy defensora de la salud pública y esto es lo que nos gustaría lograr. Y esta ministra, la licenciada Velázquez, nos ha abierto la puerta a varios profesionales para trabajar por la salud pública.

Quién es

Lorena Emilce Ruhl es farmacéutica egresada de la Universidad John F. Kennedy de Buenos Aires en 1997. Completó la Especialización en Esterilización y Productos Médicos en 2005 en la Universidad de Buenos Aires; se desempeña como jefa del Servicio de Esterilización del Hospital San Martín de Paraná, desde 1999. Es asesora técnica de Centrales de Esterilización Institucionales, ex docente de la Carrera Tecnicatura en Esterilización de Cruz Roja y de la Carrera Universitaria en Esterilización de U.A.D.E.R.

Ruhl es hija de Jorge Ruhl y Mónica Hiza, nació el 28 de octubre de 1974 en Rafael Calzada, (Provincia de Buenos Aires) y está radicada en Crespo desde 1998. Casada con Silvio Raúl Gelroth, tiene 3 hijos: Rocío, Santiago e Isabela.

Resultados y conclusiones

En su estudio “Que la traumatología no termine en un trauma”, Ruhl explicó en el Congreso Internacional de México el Protocolo de Recepción de Ortopedias que describe en la entrevista. El trabajo presentado destaca los resultados y las conclusiones de seis años de aplicación del protocolo.

  • Resultados: “El Sistema de Trazabilidad cumplió con el Objetivo de lograr la Bioseguridad y Eficacia en este tipo de Cirugías, Instrumental + Implantes controlados = Cirugía Biosegura”.
  • Conclusiones: “No se puede decir que el Trabajo ha sido finalizado , cuando queda mucho por hacer. Nuestro paso siguiente es Trabajar en las cirugías de osteosíntesis, y lograr que las Placas y Tornillos provengan estériles de Fábrica tal y como debe ser en un Implante Quirúrgico y eliminar la entrega de placas y tornillos a granel, y seguir arrastrando aerosoles y contaminaciones de los Quirófanos por los que pasan. Nuestro Ente Regulador Nacional (ANMAT), a través de su Resolución Nº2303/14, nos obliga a implementar el Sistema Nacional de Trazabilidad de Productos Médicos y entre ellos, en la actualidad se trazan los siguientes Productos Médicos: cardiodesfibriladores/cardioversores; marcapasos cardíacos; prótesis de mamas internas; endoprótesis (stent) vasculares coronarios; prótesis de cadera y prótesis de columna”.

Salud federal

–  ¿No conviene empoderar al Consejo Federal de Salud con mayor protagonismo de las provincias?

— En mi especialización tenemos el grupo Esterilizar Argentina (Fudesa, Fundación para el Desarrollo de la Esterilización en Argentina) que nació en 1994, a partir del empuje de la farmacéutica Helga Sager de Agostini. Ella trae el tema de la esterilización de Francia y estamos a nivel nacional interconectados con todas las provincias. Nos regimos también por la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación, que nuclea a todas las obras sociales; incluye a Iosper. Pero el nucleamiento de todas las provincias siempre pasó por el Ministerio de Salud de Nación. Me siento hipócrita como sociedad, porque cuando asume Macri en 2015 y hasta diciembre de 2017 no teníamos ministro de Salud de Nación. Creo que, estratégicamente se nombró a Rubinstein porque estábamos por tratar una ley de aborto. Y una vez que se cayó ya no le sirve más la figura del ministro y van a recortar por ese lado. Creo que no les interesa como política de Estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here