Crespo- Los padres de los niños que concurren a la sala de 5 años de la Unidad Educativa de Nivel Inicial Nº 27, Pulgarcito, viven con preocupación el futuro de la escolaridad primaria de sus hijos proyectada en la Escuela Nº 105. Son padres que trasnocharon haciendo cola para lograr la inscripción de los niños en la Unidad Educativa a sabiendas de que harían luego el nivel primario en la institución madre. Para ellos era tema resuelto, hasta que el martes 24 de julio fueron convocados a reunión con las directoras de ambas instituciones Norma Schmidt (Esc. 105), Gabriela Seguí (Pulgarcito) y las supervisoras de la escuela primaria y del nivel inicial, donde se les informó que la Escuela Nº 105 admitirá solamente 23 alumnos en cada una de sus cuatro divisiones de primer grado y no los 27 o 28, que asisten al mismo número de divisiones en el nivel inicial. A los padres se les dio tranquilidad que sus hijos tendrían banco en otras escuelas cercanas, como las Escuelas Nina Nº187 y 203.

Ante esta perspectiva, donde 18 alumnos del nivel inicial (casi una división completa) no podrían ingresar a primer grado en la escuela que habían elegido, los padres comenzaron a asesorarse y movilizarse para encontrar la forma en que sus hijos sean admitidos en la institución.

Situación en el Jardín

El nivel inicial, tiene normada la cantidad de alumnos según la edad y el número de niños con integración, pudiendo incorporar normalmente en sala de 5 años un tope de 25. La directora de la Unidad Educativa de Nivel Inicial, Gabriela Seguí, quien explica haberse hecho cargo cuando ya había finalizado el período de inscripciones en octubre pasado, sostiene que el incremento de la matrícula se debe a que la Mesa Técnica del Nivel Inicial indicó que no se podría hacer sorteo en sala de 5 años y que debían por lo tanto incorporar a todos los alumnos inscriptos y luego recién organizar las salas de 4. Atribuye a esta cuestión puntual el número superior de alumnos por división a lo que la normativa fija.

Elevada matrícula

En medio de un clima de malestar suscitado luego de la reunión, Paralelo 32 entrevistó a la directora de la Escuela Nº 105, Sra. Norma Schmidt, quien adujo que el encuentro con los padres fue convocado a su pedido para explicarles, antes de que se abran las inscripciones, la situación de una mayor matrícula en el nivel inicial que su institución no puede albergar.

“Hasta este año entraban todos los chicos a primer grado, pero nos enteramos extraoficialmente, en abril o mayo, de la matrícula que estaba manejando la Unidad Educativa, de 27 a 29 alumnos por cada sala de 5 años. Se venían dando matrículas de 20 chicos y nos permitía incorporar niños de otras instituciones. Hoy es una matrícula que nos supera y con las nuevas formas de trabajo a nivel áulico no podemos recibir a todos. El nivel inicial – remarcó– tiene un cupo de 25 alumnos, los que superan son chicos que estaban en otras instituciones como la escuela 187, 54 y 203”.

Dijo que cuando en junio se reunieron con la supervisora los directivos de las escuelas públicas “la directora de la Escuela Nº 187 comentó que chicos inscriptos en su escuela pasaron a fin de año o en vacaciones a las salas del Jardín Pulgarcito, cuando ella tenía toda la documentación y todo dispuesto para abrir una nueva sala en su institución”. Norma Schmidt manifestó que su colega también dijo disponer de espacio para crear otra división de primer grado y la supervisora habría comentado que tenía disponibilidad de cargos y lo asignaría a la nueva división. “De este modo los chicos tienen garantizado el derecho de aprender” –afirmó la entrevistada.

¿Cuántos alumnos del Pulgarcito, recibirá su escuela para cada división de primer grado?
– Tenemos lugar para 23 alumnos por cada división. Son cuatro.

Pero, ¿la escuela pública tiene un tope de alumnos por aula?
– No está regulado, no hay tope, pero cuando se llega a los 30 chicos tenemos que avisar para el desdoblamiento.

¿Cuál es el inconveniente, entonces, los grupos de jardineros oscilan según la división entre 27 y 29 alumnos?
– Tengo que garantizar la enseñanza, el cuidado, los espacios a nivel institucional. Hoy tenemos tres turnos de comedor. También tenemos prolongación de jornada de 90 chicos. Después de mediodía hay un espacio compartido con esos alumnos de 6º grado y tenemos que utilizar el laboratorio para acompañamiento en el estudio, mientras tanto los ordenanzas no tienen espacio donde estar.

Los niños de primer grado requieren atención especial, hay que respetar sus tiempos, intereses, hay muchas otras cuestiones; no son los chicos de hace unos años atrás. No es un capricho ni es acumular chicos. Hay una cuestión social que se puede ir puliendo, porque todas las escuelas pueden garantizar a los chicos el derecho de aprender.

También inscribimos a los hijos del personal de la institución (titular o vacante) por cada persona que pasa. Tengo que pensar en otras posibles permanencias. Entonces, ¿hasta qué punto puedo garantizar el derecho de aprender con esa matrícula?

Quedó por sentado en 2013 cuando el Jardín Pulgarcito pasó a ser Unidad Educativa, que los chicos pasarían automáticamente a primer grado en la Escuela Nº 105. Eso se venía cumpliendo.
– Nos duele un montón. Pero para hablar con lo real, cada institución tiene su autonomía. No es que pasaban automáticamente, no es que nosotros no lo respetamos, pero cuando vemos que hay cuestiones que no se están dialogando, como es este cupo de chicos; cuando no hay un diálogo, una línea de acción, una comunicación; ese acuerdo entre comillas tiende a quebrarse, porque no hay nada establecido y porque estamos respondiendo a sus decisiones.

Soy yo y los docentes quienes tenemos que responder a los chicos. Podría haber abierto una inscripción en octubre, pero llamé a la gente, expliqué, puse la cara, hablé para que pregunten todo, con la supervisora, que ya habló con la Directora Provincial del Primario, Roxana Castro, sobre esta situación. Si hay cupos en otras escuelas los niños tienen garantizado el derecho de aprender. ¡Qué garantías podemos dar cuando no tenemos espacios!

Usted refiere a disponibilidad en la Escuela Nina Nº 187. Nuestra ciudad tiene una amplia oferta a muy bajo costo en actividades extra clases como son las disciplinas deportivas, artísticas, apoyo escolar, y muchos padres manifiestan abiertamente que no quieren tener a sus hijos cursando jornada completa en la escuela, y se resisten llevarlos a las escuelas que ofrecen esta posibilidad, que sin embargo es muy válida y apreciada por otras familias.
– Necesitamos trabajar con matrículas mejor distribuidas, reorganizarnos a nivel ciudad, se lo pedimos a la supervisora. Ahora estamos analizando toda la información de los papás que se acercaron sobre los chicos que entraron a salas de 4, están cursando sala de 5 que deberían entrar automáticamente; hay que sumar las permanencias, docentes que hagan permuta, y ver si podemos acomodar un poquito más. Hay dos niños que volverán a sus escuelas.

Deben entender que si están depositando la confianza en nuestra escuela, tenemos que dar respuesta a esa confianza y garantía en la enseñanza, que sea de buena calidad. Pero si las aulas están desbordadas ¿qué calidad puedo dar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here