Crespo– Una mujer de avanzada edad, de una tradicional familia de nuestra ciudad, fue víctima en el mes de mayo del hurto de una cuantiosa suma de dinero en moneda extranjera, que fueron los ahorros de toda la vida, sin que hasta el momento haya tenido avances en la investigación. El caso fue denunciado tres meses atrás pero dos semanas más tarde fue archivado en fiscalía. Esta semana la familia logró que se desarchive y se proceda a  la investigación, tras hacer una ampliación de denuncia en fiscalía, porque nunca llegó la que hizo en la comisaría local.

Desde el entorno familiar se decidió hacer pública la situación a través de Paralelo 32, argumentando que les llama poderosamente la atención que por la magnitud de la suma sustraída no se haya actuado de una forma más rápida y eficaz y que el procedimiento haya estado entorpecido, según consideran, desde que la ampliación de su denuncia no fue elevada a fiscalía y por otras omisiones que les llaman la atención. La familia solicitó no ser mencionada y se abstuvo de dar mayores precisiones por cuanto sus sospechas sobre el hecho podrían tener connotaciones indeseadas en caso de hacerlas públicas.

Según relatan, en el mes de mayo la víctima tomó conocimiento del faltante de una suma muy importante de dinero, mayoritariamente de moneda extranjera, y decidió radicar la denuncia en la Comisaría local. Se libraron algunas pericias como el cotejo de huellas con las de familiares y personas que normalmente tenían acceso al domicilio, por tratarse de un hurto, o sea de alguien que había accedido al lugar cómodamente, sin ejercer ningún tipo de violencia. De esa acción se determinó que las huellas no resultaban cotejables, sugiriendo los especialistas que podría haber sido limpiada la escena.

La víctima quedó a la espera de novedades por parte de la policía, el tiempo transcurría sin noticias por lo que empezó a llamar de manera insistente y decidió asesorarse con un profesional, quien se acercó a ver el expediente en Fiscalía. Ahí recibe la noticia de que en menos de dos semanas habían archivado la causa por falta de elementos suficientes para profundizar las investigaciones y no alcanzaba para librar el pedido de otro tipo de pruebas, como allanamientos.

Según describen, familiares se acercaron infructuosamente a la comisaría local a pedir una copia de la denuncia, donde les ofrecen la posibilidad de aportar nuevos datos para que la investigación continúe a través de una ampliación de denuncia, lo cual se hizo. Tras aguardar que las tareas investigativas se reconduzcan y nuevamente ante la falta de novedades, pasadas tres semanas volvieron a acercarse a la Unidad Fiscal de Atención Primaria, donde no habían recibido la ampliación de denuncia. “Así empezamos a ir y venir entre la fiscalía y la comisaría, donde unos decían que la mandaron y los otros que no la recibieron, por lo que a fin de evitar que siga pasando el tiempo decidimos hacer una nueva ampliación de denuncia directamente en fiscalía” -describieron a nuestro medio-, sobre las diligencias para sacar de archivo la causa y lograr que se libren nuevas tareas investigativas a fin de esclarecer el hecho. Esta semana en fiscalía se confirmó a la familia que actualmente se están realizando tareas investigativas.

“La víctima –dijo un vocero autorizado de la familia- es una persona muy mayor que tiene mucha dificultad para moverse y trasladarse, le resultaba muy difícil acercarse personalmente a la comisaría local y por esa razón insistía más por teléfono, o pedía a algunos de sus familiares que se acercaran a preguntar al edificio de la comisaría, lo cual éstos hacían. Como no había avances, quizás la superaba la expectativa de tener alguna novedad y lo trasladaba al personal policial, pero las veces que la persona se acercó sintió que no se le estaba dispensando una atención acorde a la magnitud del hecho ocurrido”.

Consideró que “era evitable tener que conducirse hasta fiscalía directamente, pero, como se fueron dando las cosas y teniendo en cuenta el paso del tiempo sin novedades, no quedó otro recurso”.

A partir de cómo se fueron sucediendo los momentos posteriores a la denuncia, a la damnificada hoy le llama poderosamente la atención que por la magnitud de la suma no se haya actuado de una forma más rápida y que no se hayan llevado a cabo las tareas  de investigación en el momento del hecho, porque al tratarse de bienes fungibles, difíciles de localizar, las primeras horas y los primeros días son centrales en la investigación. “Es como si el procedimiento –dijo el vocero- hubiese perdido piezas centrales y fuera entorpecido. Y además, que un hecho tan importante, por la suma que está faltando –sobre la que prefirió evitar señalar el monto- no haya sido notificado a través de una gacetilla a los medios locales”.

“También llama la atención que el proceder de la investigación fue un tanto discriminatorio en cuanto a investigar a las personas que tenían fácil acceso a la casa de la damnificada, porque no se actuó por igual con las personas. Este delito no fue obra de un desconocido”- aseveró la fuente, que descarta absolutamente que fuera obra de un familiar.

Dejar respuesta