Son funcionales, aportan estética y calidez. Las cortinas son un elemento decorativo que tiene múltiples funciones en una casa u oficina. De ahí que, a veces, elegirlas demore tanto tiempo y traiga dudas difíciles de sacarse de encima.

Una buena cortina le dará al ambiente privacidad, permitirá regular la iluminación natural y hasta permite controlar qué tipo de interacción se quiere tener entre interior y exterior. Por todo esto, elegirla no es una tarea azarosa, sino todo lo contrario. Estar informado es tan importante como saber qué se quiere lograr.

El primer paso lo debe dar quien irá a comprar la cortina. Esta persona debe conocer a fondo detalles como: qué actividad se hará en el espacio en el que irán las cortinas, en qué horarios entra luz y con qué caudal, qué orientación tiene el ambiente, qué variedad de cuartos tiene la casa, cuán cerca están los vecinos, si hay niños, si se dejarán siempre bajas o si se las usará de manera continua.

Con esta información ya se tiene una guía muy detallada para escoger el tipo de tela y la modalidad de cortina. Por ejemplo, si en el hogar hay pequeños tienen que ser de telas vinílicas que se limpian fácilmente, pues sabemos que los niños con sus manos rápidamente las ensucian.

En los lugares que hay grandes ventanales lo indicado es utilizar una superposición de sunscreen más blackout. Mientras la primera filtra los rayos UV, la segunda también los retiene, pero suma a eso que no permite entrar la luz.

El blackout es esencial a la hora de descansar, por eso se lo utiliza mucho en los cuartos, y en los espacios que son para usar videojuegos o ver televisión. Además, al tener una total cobertura se soluciona el problema de resguardar la intimidad, incluso durante la noche.

Claro está que a lo funcional hay que sumar el efecto estético. Por eso hay una gran variedad de colores, aunque obviamente los neutros son los más pedidos pues con ellos el usuario no se cansa de verlos cotidianamente. Los tonos pasteles son también una opción muy demandada, sobre todos para los cuartos infantiles.

Por último, las cortinas roller son muy seguras, por eso se las puede colocar cerca de las fuentes de calor y en sitios con fuego como la cocina. Entre sus virtudes se suma que son fáciles de mantener y no se mueven con el viento.

 

(Por Angie Bradley)

Dejar respuesta