Crespo- Con un esfuerzo importante de sus miembros, la Iglesia Evangélica del Río de la Plata está llegando a los últimos detalles de su amplio y cómodo Salón Esperanza, en la esquina de Independencia y Ramírez, cuya construcción se inició hace aproximadamente dos décadas.

La presidente de la congregación, Susana Plem, entrevistada por Paralelo 32 hizo un repaso de las inversiones realizadas el año pasado, donde se concretó el revoque interior de paredes y balcones, como así también la colocación del cielorraso. “Era como la frutilla del postre y se vio el cambio en el Festival Internacional CIOFF donde resultó una maravilla la acústica”- sostuvo.

Los promotores de la iniciativa desde un primer momento pensaron en este aspecto y convocaron a una arquitecta que realizó el diseño en pos de lograr una buena acústica. “Fueron muy visionarias aquellas personas que soñaron con un salón bien grande para Crespo y los grandes eventos a nivel ciudad”- opinó la entrevistada.

“Se está logrando lo que se pensó en su momento a nivel iglesia y a nivel comunidad, respecto de la acústica –dijo Plem-. Antes hacíamos el programa de Nochebuena al aire libre en el predio donde está el templo, hoy tenemos el salón; y a nivel ciudad cualquier banda o coro que quiera lucir una interpretación, el salón responde al requerimiento porque se tuvo muy en cuenta la acústica, con los cortes en las paredes y con el cielorraso también”.

“Charlamos mucho qué material usar para el cielorraso –comentó- y decidimos colocar una membrana de fibra de vidrio recubierta de una fina película de yeso”.

Iluminación

El salón cuenta con una cocina muy bien equipada y acorde a los requerimientos bromatológicos. Ahora los esfuerzos de la comisión están centrados en la iluminación. “Se hará un sistema de bandejas para agregar iluminación, con algunas previsiones, pensando en los servicios que a veces iluminan una mesa o cualquier otro evento donde se quiera lucir la luminosidad”- dijo la presidente de la congregación.

Asimismo se construirán las escaleras para los dos balcones, a los efectos de habilitarlos al uso. “Entran unas 300 personas y nos permite ampliar la capacidad de público, que actualmente es para mil personas sentadas” .

“Otro desafío que queda es la colocación del piso” – anunció la entrevistada.

Estas inversiones se concretan mediante fondos que se recaudan de distintas actividades, como la venta de chorizos, cenas y bailes y un bono contribución que se sortea en septiembre con entrega de los premios en octubre durante el almuerzo de la congregación.

Dejar respuesta