Mariela Stumpfs es docente en la Escuela N° 288 de la localidad de Oberá, Misiones. Como cada año en la víspera del Día de la Memoria, la semana pasada habló con sus alumnos de 5º grado sobre los crímenes aberrantes de la última dictadura y sobre la lucha de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo en la defensa de los derechos humanos. Grande fue su desilusión cuando, poco después, escuchó el discurso de Hebe de Bonafini. Empujada por la bronca y la tristeza, decidió desahogarse con una conmovedora carta publicada en su perfil de Facebook y dirigida a la líder de Madres, que rápidamente se viralizó y fue compartida por miles de usuarios.

“Sra. Hebe de Bonafini, ud. me arruinó mi clase”, comienza la misiva, en la que la docente interpela a Bonafini en duros términos: “¿Cómo le explico a mis niños el lunes 27/03 que lo que les dije jueves 23/03 no era verdad? El jueves les conté a mis alumnos de 5º grado que Madres y Abuelas de Plaza de Mayo defienden y luchan por los derechos humanos sin saber que a las dos horas usted diría: ‘Las Madres no somos más un organismo de derechos humanos… Somos una organización política y nuestro partido es el kirchnerismo, somos de Cristina a muerte’. ¿Por qué mezcló con la política tan noble labor mundialmente reconocida por lo que han logrado y seguirán logrando? ¿Será que todas las señoras de su organización piensan como usted? No lo creo, sinceramente NO lo creo, sin embargo usted se expresa en nombre de todas…”.

Stumpfs explica en la carta a Bonafini que en sus clases, a sus alumnos, siempre les contó la “parte buena” de la líder de Madres. “No les dije nunca que los llama de ‘hijos de re mil puta, forros, pelotudos, mierdas, zorros, y etc. etc.’ a quienes piensan distinto, y que amenaza con volar la Casa de Gobierno con una bomba, tampoco les conté que no respeta a la justicia diciendo ‘métanse la declaración en el orto’, menos que menos les dije que se sospecha que ha lucrado con la necesidad de la gente. ¿Sabe por qué señora? Porque quiero ver el vaso medio lleno, quiero valorar lo que sí es destacable de su labor, quiero creer que usted reacciona así porque nunca pudo cerrar su herida, no pudo perdonar lo que sufrió como madre en la época de la dictadura y como yo también soy madre la comprendo; dejé pasar muchas cosas porque usted me da lástima”.

“No soy docente recién recibida, hace casi 20 años que en mis clases de Ciencias Sociales les cuento a mis alumnos sobre su lucha, su garra y sus virtudes pero le confieso que cada vez me cuesta más hacerlo y creo que a partir de sus declaraciones de ayer me rindo, ya no podré defenderla más y menos al oír su frase de hoy en un acto de reivindicación de la democracia gritar a los cuatro vientos ‘Basta de ser democrático para ser bueno, yo no soy buena, me cago en los buenos'”.

La docente se lamenta porque sabe, dice, que la carta no le llegará a Bonafini, pero sostiene: “me hizo bien desahogarme un poco, porque usted no solo me arruinó mi clase, también me arruinó el día. Hoy me he levantado muy triste porque no es fácil como docente tratar de inculcar a los alumnos el ¡Nunca más! y la valoración y el respeto a la democracia con tanto malos ejemplos suyos y de su oscuro entorno que paradójicamente en nombre de la democracia atenta contra ella una y otra vez al decir públicamente hasta el hartazgo que este presidente no debe terminar su mandato…”.

Por último, en una post data, Stumpfs aclara que no es macrista ni cristinista, y no participa ni milita en ningún partido político: “Soy simplemente una ciudadana decepcionada de sus insultantes palabras y sus oscuras acciones y Dios quiera que ni mi hijo ni mis alumnos sigan su ejemplo”.

En diálogo con el periódico misionero El Territorio, la docente explicó: “Con la carta pude desahogarme un poco la tristeza que me produjo escucharla en los medios. A modo de reflexión mía les digo a los jóvenes y a todos hay que cuidar la democracia y más aquellos que tienen el poder de transmitir y que pueden llegar a influenciar”. Además, aclaró que “no fue por defender ni apoyar a ningún gobierno” que escribió su carta, sino que “está hecha para defender los derechos humanos y no es justo que ella diga estas cosas y no quiero generalizar porque sé que no son todas de la misma manera”. Por último, finalizó con una reflexión: “yo viví junto a mis padres lo que fue volver a la democracia y creo que es muy importante defenderla”.

Dejar respuesta