La Iglesia en la Argentina se une hoy miércoles 8 de febrero a la tercera Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, que se celebra en coincidencia con la memoria litúrgica de santa Josefina Bakhita, la religiosa sudanesa que vivió la dramática experiencia de ser víctima del tráfico de personas.

Las diferentes diócesis de la Argentina manifestaron su adhesión a esta iniciativa, que en esta edición tiene el lema “Son niños, no esclavos”.

La Jornada es convocada de manera conjunta por Talitha Kum, la Red internacional de Vida Consagrada contra la trata de personas, en coordinación con el dicasterio para la Vida Consagrada; el Consejo Pontificio Justicia y Paz y el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes.

También instó a la jornada, la Academia Pontificia de las Ciencias; Cáritas Internacional; la Unión Internacional de Asociaciones Femeninas Católicas y el Grupo contra la trata de la Comisión Justicia y Paz de las Uniones Internacionales de los superiores y superioras generales (UISG/USG).

En adhesión a la actividad, en la Argentina se distribuyeron recursos de difusión para orar junto con el Papa y con las personas de fe para que se termine este delito trágico de nuestro tiempo, indicó la agencia Aica.

Los organizadores señalaron que “es urgente escuchar el grito de los más pequeños, de todos, de las familias y de las comunidades que sufren la violencia de la explotación y esclavitud, que son heridos y humillados”.

La difusión de material sobre la lucha contra la trata busca concientizar a las comunidades sobre la esclavitud del tiempo actual.

Los organizadores de la Jornada compartieron un video en el que se recuerda que “Son niños, no esclavos” y las páginas de internet que brindan información.

También ofrecen opciones para rezar de forma personal y comunitaria y recursos visuales para la difusión mientras que otra de las propuestas es tomarse una foto con un póster alusivo y difundirlo en las redes sociales.

En la Argentina, la actividad es convocada por el Equipo No a la Trata, del Consejo Nacional de la Acción Católica Argentina.

Dejar respuesta