La ANMAT emitió hoy una resolución en la que limita el uso de antibacteriales en productos de aseo personal, “como jabones líquidos, jabones en barra, espumas, geles y todo otro producto de aplicación tanto en manos como en cuerpo, diseñados para usarse con agua y enjuague posterior”.

La disposición 13832/2016 prohíbe el uso de ocho sustancias en este tipo de productos y limita la concentración máxima autorizada de triclosán, utilizado normalmente en dentífricos, desodorantes, polvos faciales, cremas correctoras y productos para limpieza de uñas.

En dicha resolución, la ANMAT advierte que “recientemente la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos, ha emitido una monografía definitiva que prohíbe la comercialización de productos antisépticos de venta libre para el lavado de manos y cuerpo que se enjuagan con agua”, también agrega que dicha medida se basó “en datos científicos que indican que el uso regular y prolongado de ciertos agentes químicos presentes en los jabones antibacteriales, como el triclosán en los jabones líquidos y el triclocarbano en los jabones en barra, podría conllevar resistencia bacteriana o causar desequilibrios hormonales”.

Además, dichos productos están “dirigidos a individuos generalmente sanos en los cuales el riesgo de infección y el alcance de su propagación es relativamente bajo en comparación con el ámbito de la atención de la salud, en el que los pacientes son generalmente más susceptibles a las infecciones y el potencial de propagación de estas es mayor”.

La medida dispuesta por la ANMAT otorga 24 meses a la industria para adaptarse. Y las sustancias prohibidas en ciertos productos antibacteriales cosméticos son: cloflucarban, fluorosalan, hexylresorcinol, amiltricresoles secundarios, cloruro de metilbencetonio, oxicloroseno de sodio, triclocarban y triclosan.

El triclosán, un antibacterial utilizado desde hace más de 40 años en muchos productos de higiene personal, como el jabón líquido, la crema dental, los desodorantes, cremas y otros productos cosméticos, no sólo es sospechoso de ser un disruptor endocrino, sino que altera la función muscular, por eso su uso quedó prohibido en aerosoles y demás productos que no sean los explícitamente autorizados.

Dejar respuesta