En su cruzada por generalizar el uso de la tarjeta de débito, la AFIP consiguió abaratar el costo para los comercios. Así, los monotributistas que instalen POS para cobrar con tarjeta de débito a consumidores finales no tendrán costo por el alquiler del dispositivo por 2 años.

En tanto, los inscriptos en el IVA que instalen POS para cobrar con tarjeta de débito tendrán bonificaciones en el costo por el alquiler del dispositivo, que irán desde descuentos de 50% hasta por 6 meses a gratuidad de hasta 2 años, según el proveedor del servicio.

Para esto, Alberto Abad, el jefe de la AFIP, comentó que se mantuvieron reuniones con proveedores de POS, la Cámara de Comercio, Came y los supermercados chinos.

Por parte de la AFIP, además, disminuirán en un 50% las retenciones de IVA y Ganancias en todas las operaciones con tarjetas de débito con consumidores finales. Esto beneficia a los inscriptos en el régimen general, pero no afecta a los monotributistas.

Ya desde la sanción de la ley que otorgó el descuento de 15% de IVA a jubilados que cobran la mínima y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), los monotributistas no pagan comisiones por cada transacción en la que usen el POS para operar con tarjeta de débito, y los inscriptos en el IVA pueden computar como crédito fiscal 50% (hasta 300% por mes y por equipo) del costo del alquiler del POS, que está en promedio en $400.

Como contracara, la AFIP se propuso llevar los actuales 500.000 contribuyentes que tienen POS en sus negocios a 700.000 en marzo de 2018, y fijó un cronograma para que gradualmente sea obligatorio en comercios, restaurantes, profesionales y monotributistas, entre otros, aceptar tarjeta de débito en sus ventas a consumidores finales con todas las condiciones de un pago al contado.

Comenzarán los comercios por mayor y menor; hoteles y restaurantes con ventas netas del período fiscal 2015 mayores o iguales a $ 4 millones, que tienen plazo hasta el 30 de abril, y hasta el 30 de junio si sus ventas fueron menores o iguales a $ 1 millón. Quienes están entre $ 1 millón y $ 4 millones, deberán tener POS el 31 de mayo.

Profesionales, salud, cultura, deportes y entretenimiento empiezan el 31 de julio quienes tienen más ventas, siguen el 31 de agosto los intermedios y terminan el 30 de septiembre quienes menos venden.

El resto, entre las mismas cifras de ventas, ingresarán a la obligación de tener POS el 31 de octubre, el 30 de noviembre y el 31 de diciembre de 2017.

Para los monotributistas, las categorías de la F a la K tienen hasta el 31 de diciembre próximo y las que van de la A a la E, hasta el 31 de marzo de 2018.

Según datos del Banco Nación que es el que tiene más planes sociales, de cada $100 en cajas de ahorro, sólo $8 se usan para pagar con tarjeta de débito y el resto se retira en efectivo. Y cuando encuestadores del Gobierno van a barrios humildes les dicen que no aprovechan el beneficio del 15% del IVA porque no tienen donde comprar con tarjeta, informó la AFIP.

Se establecieron sanciones para quienes incumplan esta obligación, pero Abad dijo que “no iremos con tarjeta roja, visitaremos al contribuyente, le recordaremos que debe instalar el POS, volveremos… es un cambio sociológico”.

Las nuevas medidas de próxima reglamentación

1. Entre las medidas que decidió la AFIP que comenzará a instrumentar en los próximos días con la publicación en el Boletín Oficial de una Resolución General Ad hoc, se destaca la implementación de un calendario progresivo, por sector económico y monto de facturación anual en 2015, para incorporar obligatoriamente el uso del POS y la aceptación de todos los instrumentos de pago más aceptados como: efectivo, tarjeta de débito bancaria y tarjetas de crédito no bancaria.

Hasta ahora el organismo observó que “los comercios son reacios a aceptar los medios de pagos electrónico, sobre todo a medida que se alejan de los centros urbanos, por múltiples causas: el cobro en efectivo permite manejar la informalidad; la falta de conectividad; el funcionamiento de las líneas telefónicas; y el uso del efectivo para aplicar descuentos sin la entrega de factura, entre otras, pese a que desde 2001 están obligados a aceptar las tarjetas de débito”.

2. También los monotributistas, progresivamente deberán tener un POS para aceptar pagos de sus ventas de bienes y servicios con tarjeta de débito. En ese caso, la AFIP acordó con los proveedores del POS que no les cobrarán comisiones transaccionales por su uso, las cuales actualmente se ubican en torno a 1,5% de la operación.

3. Los monotributistas que instalen POS para cobrar con tarjeta de débito no tendrán costo por el alquiler del dispositivo por dos años.

4. En el caso de los inscriptos en el IVA podrán computar como crédito fiscal el 50% (hasta $300 por mes y por equipo) del costo del alquiler del equipo. Además tendrán bonificaciones en el costo de alquiler del POS de hasta el 50% por seis meses, o incluso gratuidad de hasta 2 años, según el proveedor del servicio.

5. Recordó la AFIP que “los monotributistas y autónomos que abonen los 12 pagos del año a través del débito automático en cuenta o con tarjeta de crédito, se le devolverá una cuota en marzo”.

6. La AFIP disminuirá en un 50% las retenciones del IVA y Ganancias en todas las operaciones con tarjetas de débito.

7. Los comercios, restaurantes y hoteles tendrán la obligación de tener impreso un cartel indicando que a medio de pago acepta. No podrán excluir a la tarjeta de débito bancaria.

8. Los consumidores podrán denunciar a los comercios que no acepten el pago con tarjeta de débito, a través de un llamado telefónico a la AFIP, por internet y desde abril por medio de un aplicativo que se habilitará para usar desde cualquier medio electrónico.

 

Dejar respuesta