Victoria.- En ámbitos privados se comentó que el Fidecomiso Inmobiliario Tango Victoria, CUIT 30.71426812-7, había sido dado de baja por la AFIP, dato que pudimos confirmar accediendo a la página del ente recaudador.

Hace tres años se comenzó a construir el mismo por emprendimiento de Misión SA, una mega obra ubicada al final de calle Congreso, que contempla la terminación de 15 pisos (1700 m2 cubiertos). Los  plazos se han dilatado e inclusive a principios de año trascendió que los responsables de la obra habrían solicitado dinero extra a los compradores para terminar la misma. Esto fue desmentido oportunamente por Gustavo Monge, titular de la firma mencionada.

La realidad indica que el plazo de entrega de los departamentos, de acuerdo a lo pactado con los adquirentes, se debía producir a fines del 2016, aunque después acordaron posponer esta fecha. Es decir que tiene más de un año de atraso.

También el directivo, en esa oportunidad explicó a Paralelo 32 que el problema se centraba en la imposibilidad de vender 6 departamentos (600 m2 total), añadiendo que  el mercado está prácticamente paralizado para este tipo de inversiones, además tienen disponible 7 cocheras y 20 bauleras en las mismas condiciones.

Tributos

Ante esta nueva situación, Paralelo 32 consultó a un profesional de ciencias económicas para conocer los compromisos tributarios que asume la figura del fideicomiso y los potenciales motivos por los cuales el ente recaudador lo puede dar de baja.

En principio está gravado por el Impuesto a los Bienes Personales, que pagan los adquirentes, pero la responsabilidad de efectivizar los mismos es del fiduciario (Misión SA) en base a los montos que solicitan a los compradores de departamentos, y en caso de no cumplir se ingresa en una etapa de mora.

El otro tributo es el Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, que también se abona  junto con los Ingresos Brutos provinciales a medida se va construyendo. A esto se suma la responsabilidad de presentar los balances. Además anualmente se debe informar a la AFIP el capital invertido y se tributa sobre ese monto.

La rigurosidad que deben tener los administradores debe ser muy precisa –explico el profesional consultado- porque se deben ir percibiendo los tramos de avance de obra  o cuotas para cumplir esencialmente con tributos que son ineludibles.

Misión SA

Paralelo 32 consultó a Gustavo Monge sobre la baja de la Afip al Fideicomiso Inmobiliario Tango, a lo que respondió que están trabajando normalmente. Ante una repregunta por nuestra parte aclarando que no se trataba simplemente de una versión sino que efectivamente el fideicomiso fue dado de baja por la AFIP según se puede constatar en la página de ente tributario, atinó a decir: “Será en estas horas, porque no tengo esa información. Averiguo y te vuelvo a llamar”. La llamada no produjo y no tuvimos datos aclaratorios al respecto.

Futuro

En definitiva, esta información agrega un dato negativo a un emprendimiento que no colmó las expectativas de los adquirentes, porque todavía no pueden hacer uso de inmueble que compraron y lo más grave es que no tienen fecha cierta de cuándo podrían habitarlo. Ojalá todo se resuelva de manera favorable para los inversores.

Dejar respuesta