Victoria.- Fue publicado en el Boletín Oficial la reglamentación de la Ley de “Desarrollo Sustentable del Sector Acuícola (N° 27.231), que dotará a la actividad acuícola de un marco normativo para su regulación, control, fiscalización y fomento. El tema tiene importancia para nuestro Departamento porque hay emprendimientos de este tipo que se están afianzando, uno en especial que se dedica a la producción de alevinos y representa una alternativa interesante.

Además, en la gestión anterior desde la provincia promovieron varios encuentros en nuestra ciudad, que contaron con la participación de frigoríficos, emprendedores y pescadores interesados en desarrollar estos proyectos. El actual intendente Maiocco  participó de varias reuniones en su condición de empresario y en esa oportunidad adelantó que pondría en funcionamiento una procesadora de balanceados, entre los cuales incluiría alimento para peces.   Pero lamentablemente estos temas no han tenido continuidad en la actual administración provincial.

La producción de peces de todas las especies en condiciones controladas -estanques o mega balsas flotantes-  es una de las actividades productivas de mayor crecimiento, dado que a nivel mundial las capturas pesqueras están en el mismo nivel desde hace varios años.

Consultada por Paralelo 32 la Dra. Laura Luchini, Directora del área mencionada que depende de la Subsecretaría de Pesca de la Nación, brindó algunas precisiones al respecto, en respuesta a un cuestionario enviado por nuestro Semanario.

El Sector Acuícola Argentino posee una respuesta relativamente baja en cuanto a volumen producido (cerca de 4.000 ton/2016), con la mayor producción de las especies de “pacú y trucha”; aunque ha crecido en diversidad, con 21 especies bajo cultivo, en total. Varias de ellas van ganando los mercados locales, regionales y centrales (pacú, trucha, surubí, dorado, boga, salmón de río, yacaré y rana); mostrando contrariamente muy poca exportación.

Otro aspecto que incide directamente es el costo de los balanceados, por el incremento del precio de los cereales y sus variaciones.

Con respecto a la venta, son varias las alternativas, van desde la pieza entera eviscerada, filet, hamburguesas y formitas (similares a las de pollo, entre otras.

Autorizaciones

Las provincias son las que otorgan las concesiones necesarias para los cultivos autorizando su actividad a través de sus áreas respectivas. La norma establece que los establecimientos no solo deberán estar inscriptos en el RENACUA, sino también como productores para comercializar productos y subproductos, en el RENSPA del SENASA. Los emprendedores acuícolas son  considerados “productores agropecuarios” a partir de la Ley 27.231. Evidentemente para poder acceder a la Ley, las provincias deben adherirse a la misma (Art. 50).

Créditos

Algunos bancos provinciales están otorgando créditos a este sector. Hay un apoyo del Ministerio de Agroindustria, el de la Producción y el de Ciencia y Tecnología. Además el Consejo Federal de Inversiones aporta financiamiento. La ley en cuestión establece que el Poder Ejecutivo debe incorporar partidas al presupuesto con el fin de promover la acuicultura.

Presentación

Los proyectos deberán contar con rigor técnico para cualquier tipo de tramitación, contemplando aspectos  “biológico, tecnológico, económico y sustentable con el ambiente circundante”, para que pueda ser aprobado y seleccionado entre todos los presentados siempre. Se deberá reseñar además el mercado al que se apunta dentro de un análisis real, sostuvo la profesional.

Aseguró que las producciones que tienen una planificación adecuada  son rentables: “en cuatro o cinco años de su inicio se pueden ver los resultados. Por ejemplo, para producir 50 toneladas del producto pacú, en dos años pueden verse balances  favorables”. Agregó que para generar rentabilidad no solamente cuanta una buena  planificación,  sino que implica una buena  infraestructura y manejo adecuado.

“Esta visión general de la acuicultura, que abarca todos los cultivos de animales (peces), sirve de apoyo para entender su importancia actual y futura para el país”.

Ventajas tributarias

Por otra parte la ley prevé la creación de un Fondo Nacional de Acuicultura (FONAC), que dispondrá de una partida del presupuesto nacional por diez años. Dicho Fondo podrá otorgar asistencia financiera a los proyectos de pequeña escala y a las Pyme que produzcan un máximo de 1.000 toneladas.

Además, la ley prevé beneficios impositivos por diez años para los productores, que incluyen deducciones a impuestos provinciales de bienes personales e ingresos brutos, amortización anticipada del valor de las maquinarias adquiridas y eliminación de aranceles de importación de aquellas maquinarias que no se producen a nivel nacional.

Dejar respuesta