Microsoft ha cancelado la actualización de octubre de 2018 de Windows 10 porque está borrando archivos y documentos a un número no determinado de usuarios, en uno de los mayores y más inconcebibles fallos que ha tenido el sistema operativo en toda su historia.

“Hemos pausado la distribución de la actualización octubre de 2018 de Windows 10 (versión 1809) para todos los usuarios mientras investigamos reportes de archivos desaparecidos”, explican en un documento de soporte. Controladores que desaparecen, equipos que no se puede conectar a internet, probablemente por componentes del sistema que se han eliminado, han sido algunos de los reportes que han aparecido en foros de soporte y redes sociales.

Aunque no es claro el número de personas afectadas, el fallo podría perjudicar, potencialmente a un número bastante grande de personas. Aún cuando se trate de un porcentaje pequeño de la base total de usuarios, podría representar cientos de miles, inclusive millones.

La actualización de octubre de 2018 de Windows 10 estaba disponible para su descarga desde el 2 de octubre pasado, pero se iba a desplegar a todos los equipos que tuviesen activada la opción de instalar actualizaciones de sistema automáticamente el próximo martes 9 de octubre. Afortunadamente Microsoft lo ha detenido hasta determinar la causa del fallo.

La compañía recomienda no instalar la actualización si se ha descargado manualmente, aún cuando se haya descubierto una solución no oficial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here