La senadora nacional Sigrid Kunath (FPV-PJ Entre Ríos) presentó un conjunto de proyectos de ley denominado “agenda legislativa de cuidados”, que busca, por un lado aportar en las medidas normativas para que, implementadas a través de políticas públicas, mejoren gradualmente el acceso de las mujeres al empleo y a mejores condiciones laborales, como así también realizar un aporte simbólico a través de la instalación de la problemática de los cuidados en la Argentina, al derecho de las mujeres a no ser sólo ellas quienes tengan a cargo esta tarea y al derecho al cuidado de las personas con esta necesidad”, explicó la legisladora.

En este sentido Kunath propone la creación del Plan Nacional de Cuidadoras y Cuidadores Domiciliarios, con el objeto de mejorar la calidad de vida de las personas en situación de dependencia a través de su cuidado, atención y asistencia domiciliaria para realizar actividades y satisfacer necesidades básicas de la vida diaria; también crear un Régimen Previsional Especial para Trabajadoras y Trabajadores del Ámbito Doméstico No Remunerados; e incluir la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo en el Sistema Estadístico Nacional a fin de recolectar y cuantificar con perspectiva de género información sobre la participación y el tiempo destinado por las mujeres y varones a sus diferentes actividades de la vida diaria.

“En nuestro país -señaló- luego de más de una década de trabajo se han evidenciado importantes avances en materia de igualdad y equidad de género. Sin embargo siguen siendo enormes los desafíos, sobre todo en aquellos temas que aún no están instalados en nuestra sociedad con la fuerza suficiente como para generar conciencia sobre la necesidad de realizar cambios profundos en estructuras que ya no son suficientes para dar respuesta a los requerimientos de mujeres y niñas. La falta de perspectiva de género en la política económica es uno de los mayores problemas”.

“Esta falta de perspectiva de género en la economía afecta a las mujeres en varios aspectos, siendo uno de ellos relativo a la economía del cuidado. Esto obedece a que son las mujeres las que mayoritariamente se encargan de estas tareas, afectando no solo su vida sino también la de todas aquellas personas que necesitan y tienen derecho a ser cuidadas”.

“Es importante destacar la relación existente entre las tareas de cuidado y las dificultades de las mujeres para insertarse en el mercado laboral, ambas situaciones que se complementan generando un círculo en el que las mujeres quedan atrapadas sin poder identificar finalmente cuál de las dos problemáticas tiene existencia primera”, indicó.

Plan Nacional de Cuidadoras y Cuidadores Domiciliarios

La primera iniciativa tiene como objeto la creación del Plan Nacional de Cuidadoras y Cuidadores Domiciliarios con la finalidad de mejorar la calidad de vida de aquellas personas que se encuentran en situación de dependencia promoviendo el desarrollo de su autonomía personal en igualdad de oportunidades. Asimismo, mediante su creación también se promueve la formación y capacitación permanente de quienes se desempeñen como cuidadoras y cuidadores, posibilitando que su función sea desarrollada de manera profesional.

Uno de los aspectos sustanciales del proyecto radica en el principio de corresponsabilidad de género en la realización de las tareas de cuidado y en la perspectiva de género con la que se deberá implementar el Plan, siendo esta una herramienta trascendente a la hora de deconstruir patrones culturales que generan estereotipos y prejuicios que colocan a las mujeres en situaciones de desigualdad e inequidad con respecto a los varones.

“Cuidar, ser cuidado y cuidarse constituye un derecho universal e inalienable cuya efectiva concreción dependerá de la distribución equitativa de las tareas de cuidado entre todos los miembros de la comunidad y no sólo en las mujeres”, consideró Kunath.

Régimen Previsional Especial para Trabajadoras y Trabajadores del Ámbito Doméstico No Remunerados

Este proyecto de ley propone instituir un régimen previsional especial con carácter permanente y voluntario destinado a trabajadoras y trabajadores que, teniendo o habiendo tenido a su cargo el cuidado de su grupo familiar, sean responsables de las tareas de atención del hogar y de la vida familiar, sin percibir por ello una contraprestación económica por su labor.

“Quienes mayoritariamente realizan este tipo de tareas propias del ámbito doméstico y de cuidado no remuneradas son las mujeres acrecentando así las desigualdades de género en el trabajo y por consiguiente en los salarios. Esto tiene su correlato en un marcado desamparo durante la vejez, ya que estas personas al no haber realizado aportes de ninguna naturaleza al sistema previsional, se ven excluidas de las diferentes prestaciones a las que otras personas, cuyos trabajos sí han sido remunerados, pueden acceder”, explicó la legisladora quien resaltó que anteriormente se han incluido a estos trabajadores y trabajadoras en planes de inclusión previsional vigentes hasta 2016, pero que estaban orientados a un conjunto más amplio de trabajadores que sí habían sido remunerados durante los periodos de actividad laboral.

“Con este proyecto estamos planteando una herramienta que permitirá reforzar el sistema previsional de nuestro país en términos de equidad e inclusión social y de reconocimiento para estas trabajadoras y trabajadores conocidos tradicionalmente como amas y amos de casas, entendiendo que representan uno de los colectivos más vulnerables en relación a otros sectores de trabajadores y que merecen ejercer su legítimo derecho a contar con una jubilación durante su vejez”.

Inclusión de la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo en el Sistema Estadístico Nacional

La tercer iniciativa legislativa impulsada por Kunath se basa en “la importancia de contar con datos estadísticos que permitan cuantificar el valor del trabajo no remunerado, identificar inequidades de género y, en consecuencia, diseñar políticas públicas orientadas a la igualdad entre varones y mujeres y a la promoción de la corresponsabilidad de género en la realización de las tareas de del ámbito doméstico y de cuidado, en un pie de igualdad”.

Para esto, se propone la inclusión en el Sistema Estadístico Nacional de la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo con la finalidad de recolectar y cuantificar información sobre la participación y el tiempo destinado por mujeres y varones a sus diferentes actividades diarias. Además, promueve el desarrollo de políticas públicas que fomenten una equitativa distribución del trabajo remunerado y no remunerado entre mujeres y varones, en función de las conclusiones de la realización de la encuesta.

Cabe destacar que las encuestas sobre el uso del tiempo comenzaron a realizarse en las últimas décadas como forma de medir el tiempo dedicado al trabajo remunerado, no remunerado, a los cuidados, la cultura y la educación, dejando de lado los métodos tradicionales que estaban orientados a medir las actividades realizadas dentro del mercado del trabajo.

Dejar respuesta