Ramírez- En su Asamblea General Ordinaria, la Juventud Agraria Cooperativista de General Ramírez renovó su compromiso y se comprometió a estar a la altura de las exigencias para completar un abanico representativo de la realidad del sector.

Con la presidencia de Franco Müller se realizó la asamblea, correspondiente al 26º Ejercicio económico, social y cultural de la Juventud Agraria, adherida al Consejo Central de Juventudes Agrarias Cooperativistas de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), aprobándose todos los puntos puestos en consideración.

Se explicó que la organización juvenil organizó conferencias sobre Reforma del Código Civil y Comercial; Agricultura de Precisión, Manejo, Nutrición y Sanidad Bovina, Análisis Sectorial de la Cooperativa, Erosión hídrica, Comunicación eficaz con las coordinaciones de profesionales de la ciudad y de la Agencia Inta de Crespo, con quien además se efectuó un curso teórico-práctico sobre “Inseminación artificial bovina”.

Los jóvenes también participaron del viaje de capacitación técnica a Brasil organizado por la Cooperativa La Ganadera Gral. Ramírez Limitada; del Seminario Nacional de las Juventud Agrarias Cooperativistas de ACA y de su Asamblea General Ordinaria, así como en la de la cooperativa; en sesiones del Consejo asesor regional juvenil sur de Santa Fe y Entre Ríos; de la visita al Puerto Cooperativo de San Lorenzo y asistieron al Encuentro Nacional de Mujeres Cooperativistas de ACA, realizado en General Ramírez.

Nueva comisión

La comisión directiva quedó integrada de la siguiente manera: presidenta: Soledad Eichman; vicepresidenta: Rocío Benítez; secretaria: Marisa Eichman, prosecretaria: Lucrecia Eichman, tesorera: Nadia Buxmann, protesorero: Daniel Strec.

Vocales titulares resultaron electos Adrián Eichman, Gabriel Eichman y Franco Müller. Vocales suplentes: Nicolás Wiesner, Jorge Graf y Braian Gelroth. La síndico titular es Maricruz Benítez y su suplente, Franco Streck

Los jóvenes luchan por reivindicaciones históricas, una de ellas, el desarraigo. Sobre este punto, la flamante presidenta, Soledad Eichman reconoció que efectivamente, una de las problemáticas es el desarraigo. “Los jóvenes que se van a estudiar, después no tienen las posibilidades de volver al campo y lamentablemente, tienen que migrar a las ciudades. Asimismo, aquellos que no estudian y deciden quedarse se les hace muy difícil poder progresar por la falta de rentabilidad en el sector y el gran atraso que hay en obras de infraestructura indispensables para el desarrollo del campo”, dijo.

Dejar respuesta