Crespo- Mañana visitará nuestra ciudad el Jefe Zonal de la Dirección de Arquitectura de la provincia, Jorge Troncoso, quien se reunirá a primera hora con los padres de la Escuela Nina Nº 203 “Guaraní”, por la complicada situación edilicia de la institución escolar y los riesgos que corre el alumnado por problemas estructurales serios en los techos y el sistema eléctrico. Desde el organismo se estaría avanzando en la confección de dos proyectos, uno para el reemplazo de la instalación eléctrica y otro de los techos, a los efectos de la licitación. Mientras tanto, el viernes a la mañana vino personal de una empresa para iniciar un trabajo provisorio de reemplazo de los tirantes para el cambio de la manta y colocación de un fibrado hasta tanto lleguen las chapas; pero no se pudo avanzar demasiado en la tarea por las inclemencias del tiempo.

Actualmente la escuela cuenta con una matrícula de 309 alumnos, quienes cumplen jornada completa en la institución, por lo que asisten desde la mañana hasta la tarde y reciben el almuerzo en el comedor escolar.

El Jefe Zonal de la Dirección de Arquitectura también tiene previsto visitar las instalaciones de la Escuela Nº 54, donde hay filtraciones en dos aulas que fueron desalojadas por seguridad y los alumnos dan clases en al comedor y la biblioteca. Durante el verano en la escuela se hicieron reparaciones en los techos y una parte del Jardín de Infantes.

Problemas en los techos y sistema eléctrico

El sistema constructivo utilizado para esta escuela, con la utilización de tirantes ensamblados y tejas atornilladas sobre madera, resultó deficiente ya desde los primeros años de la construcción del edificio inaugurado el 22 de septiembre de 1991. Hubo intervenciones a lo largo de los años con soluciones parciales y en la mayoría de los casos llegaron tras mucho tiempo de espera, ante lo cual en algunas circunstancias los mismos padres solucionaron los inconvenientes haciendo el trabajo. Entre fines de 2015 y principios de 2016 se cambió el techo del Jardín de Infantes, reemplazando las tejas por perfiles y chapas de cinc; pero todavía quedan 400 metros cuadrados de superficie con techo de tejas cuya sustitución se viene gestionando sin que prospere desde hace un par de años, con la promesa de estar incluido en el presupuesto 2018.

Los inconvenientes volvieron a surgir al igual que el año pasado, pero agravados hace dos semanas, a raíz de las lluvias que produjeron nuevas filtraciones en los techos, debiendo suspenderse las clases en dos oportunidades, un día la semana pasada y también la anterior. Tampoco es seguro el sistema eléctrico, otro reclamo de vieja data, hay agua en el interior de los caños por donde pasa el cableado. Todo esto motivó el desalojo de las aulas más comprometidas.

María Bernhardt, directora de la escuela dijo a Paralelo 32 que ante este panorama los alumnos de las aulas más afectadas dictan clases en el comedor escolar y en la cantina y el quincho del Club Atlético Unión, ubicados en la manzana de enfrente. “Tenemos tres aulas clausuradas, la galería apuntalada y el laboratorio está totalmente mojado, también hay un piso hundido, directamente se observa un agujero”- detalló sobre las condiciones del edificio.

En cuanto a otras medidas adoptadas señaló: “decidimos no dar temas nuevos, no tomar evaluaciones y tampoco ponerle la falta a los alumnos los días de lluvia si no asisten a clases, porque la escuela no es segura”. Adelantó que si se producen lluvias nuevamente mañana también se suspenderán las clases, hoy por ejemplo hubo problemas con el sistema eléctrico y se teme que se electrocute alguna pared como ocurrió el año pasado.

Por otro lado se alquiló el Salón María Auxiliadora para dictar los talleres.

1 Comentario

Dejar respuesta