Alrededor de las 19:30 horas abrió el escenario Norberto “Pappo” Napolitano, con la actuación de los diamantinos de Barro Bravo. En la voz Saurio Martínez, Gustavo Ledesma en batería, Santiago Aguilar en bajo y Franco Martínez en teclados, quienes acompañados por el público, se lucieron con sus temas influenciados por el new metal.

Llegó el turno, de “Cultura Frita” y con su estilo ricotero hicieron vibrar a los presentes con los clásicos de una de las bandas más emblemáticas del rock nacional, liderada por el Indio Solari. De la mano de Jonathan Gauna, en la voz; Carlos Gianelli en el bajo, Julián Busano y Juan Permayú en las guitarras, Nicolás Sosa con el saxo y Hugo Moyano en la batería, el grupo paranaense estuvo en Diamante.

Seguidamente, subió Veracruz y el Heavy Metal resonó junto a los motores de la XXII edición del encuentro más grande de Sudamérica, de la mano de esta banda oriunda de Viale.

Canciones de Luca & Sumo, es un grupo que emuló a la legendaria banda comandada en los 80 por Luca Prodan. El público recordó temas como “Mejor no hablar (de ciertas cosas)” y “La rubia tarada”, entre otros, que fueron interpretados por estos siete integrantes del grupo, Pancho Bonfils, Mariano Rochi, Martin Carrere, Jorge Mansilla, Mateo Oviedo, Alejandro Bravo y Juan Cruz Anzola.

Por su parte, Revival logró un sonido y una puesta en escena espectacular que prende a cualquier público amante de la música de Creedence. La banda de Paraná está formada por Iván Claira en voz, Maximiliano Claira y Gustavo Foletto en guitarrras, José Claira en bajo y Daniel Palma en batería y coros.

Mediaba la noche y los rosarinos de Benetnasch brindaron tributo a la banda alemana Rammstein. Entre acordes del metal industrial, alternativo y Groove, Fernando Silva Van Zandweghe, Sebastián Moyano, Santiago Folloni, Facundo Comán, Juan Pedro Barón y Hernàn Ouna, vibraron junto a los moteros.

Para el cierre, Jack despertó emociones y con su tributo a la banda de los hermanos Young: AC/DC, Nicolás Martínez, Guido Medvescigh, Francisco Martínez, Albano Medvescigh y Matías Volken demostraron que los aplausos recibidos fueron merecidos y le dieron al Motoencuentro, el power que se esperaba.

Dejar respuesta