Victoria.- “Sigo estando en Victoria” señaló Néstor Guerrero ex Director General de Casino Victoria quien desempeñó ese cargo desde la apertura de la sala de juego y durante 8 años fue uno de los referentes de la empresa. Con un diálogo franco con frases pensadas se iba tomando su tiempo para responder a nuestra requisitoria.

Consideró que por cuestiones laborales y de desarrollo personal se alejó de nuestra ciudad, formó parte de un grupo de trabajo que tuvo la responsabilidad de armar una gran empresa y a su vez conformar a un  inversor que arriesgó mucho. “Yo no era oriundo de esta ciudad ahora que me siento un victoriense sigo trabajando en otra provincia en un rubro distinto”.

Según Guerrero su especialidad es la de  management (*)  es la labor que lo apasiona. “Trabajar en proyectos importantes”. Su carrera en esta actividad  comenzó estando al frente del Shopping Center de Mar del Plata, después  llego a nuestra ciudad, posteriormente  se trasladó a Mendoza donde inauguraron una nueva sala de juego y un hotel 5 estrellas (Arena – Maipú Mendoza)  siempre ocupando la dirección.  Después fue nuevamente la mencionada ciudad balnearia, donde armó desde 0 como le gusta decir otro shopping (Los Gallegos) y actualmente gerencia  dos emprendimientos de estas características en Pilar (BA)

Con respecto a lo que debe tener un directivo que lleva al frente un proyecto esencialmente se debe centrar en la  conformación de un equipo y después con creatividad apelar  a la motivación y  orientar a los integrantes. “Se deben optimizar los recursos humanos para lograr el éxito. Responder a los objetivos que plantea el inversor y el propio mercado”.

Organización

Un inversor que pretenda iniciar una actividad en nuestra ciudad debe evaluar muchas cosas, en principio   un emprendimiento es una cuestión compleja, recordó que cuando le ofrecieron armar un equipo para montar el casino, se encontró con muchos interrogantes, inclusive cuando se lo propusieron tuvo que recurrir al mapa para saber cómo llegar a Victoria. En general hay dos aspectos importantes,  por un lado el armado se relaciona a las  tareas previas que habitualmente encuentra en los protagonistas mucha euforia y empeño.  Pero cuando se inaugura, viene la otra etapa que significa generar rentabilidad, administrar bien,  mantener el negocio y ahí es donde se debe poner mucho esfuerzo y experiencia porque se deben enfrentar en forma permanente desafíos e imponderables propios de cada actividad. “A mí me gusta la primera etapa cuando se debe desarrollar el proyecto después todos tenemos un tiempo que finaliza cuando aparecen otras oportunidades”.

Sostuvo que cuando uno tiene la responsabilidad de estar al frente de un emprendimiento debe responder a un espectro muy amplio que implica temas de infraestructura, sindicales, inversiones y decisiones comerciales que se toman en función de un inversor que confía en el director de la empresa. “Es muy importante la experiencia y los márgenes de prueba error son muy acotados. Se deben tomar decisiones correctas”. Recordó la etapa que le tocó vivir cuando abrieron el casino de Rosario que generó un impacto en la sala local,  pero aseguró que la competencia los fortaleció el tema se resolvió cuando ampliaron el espectro de público que se fue amoldando y concurriendo a los dos lugares como se puede observar actualmente.

Para los que vienen a invertir de nuestra ciudad es importante que tengan en cuenta un perfil que los diferencie, que tengan  ventajas comparativas con respecto a otros rubros similares. Todas las posibilidades que tiene actualmente la plaza local deben plantearla haciendo algo distintos,   la eficiencia y el servicio tiene que ser de excelencia. Agregó que se debe innovar en forma permanente pero el que dirige lo tiene que visualizar y con creatividad generar estas alternativas. “No se puede abrir un negocio para hacer más de lo mismo” precisó

“Nadie tiene garantizado el éxito porque después depende del público que observa esos aspectos y permite mantener la continuidad o no de una actividad. Muchos de los fracasos se producen   – en cualquier rubro – porque no agregaban nada a lo que había”. Después la última palabra la tiene el consumidor quien adhiere o no a la oferta realizada que es en  definitiva quien tiene  la última palabra.

Ante esta realidad no convalido las políticas gubernamentales  destinadas a castigar el éxito porque poner en funcionamiento una empresa representa riesgo y esfuerzo que debe contar con un acompañamiento por parte de las autoridades.

Futuro

Consideró que a nivel local  observa que están llegando nuevas inversiones, en lo particular montó un emprendimiento frente a la plaza (Café Martinez) que es un escalón en ese sentido. Son las marcas que están arribando a nuestra ciudad, a su criterio todos los estudios de mercado en el marco de las expansión de estos negocios han pensado en Victoria  como una forma de invertir. “Van a llegar más marcas  y seguramente a algunas les irá bien a otras regular o mal pero será a futuro un lugar a ocupar”.

Destacó las fortalezas que tiene nuestra localidad especialmente la   ubicación estratégica, la oferta turística, el crecimiento que experimentó, la cercanía a Rosario  y espacios para desarrollar emprendimientos.

Negocio

“No es bueno contarle las costillas a un inversor  llámese casino, pesquera, o metalúrgica”.  Agregó que en la primera etapa colocan las alfombras,  pero cuando pasa el tiempo aparecen exigencias y la voracidad fiscal. “No digo que no cumplan con lo que corresponden pero muchas veces cambian las reglas de juego y eso no es bueno”.

Específicamente con respecto al casino explicó que la empresa  nació con una excepción tributaria municipal  y después no  pueden plantear modificaciones.

 

(*)Técnica de dirección y gestión de empresas

Dejar respuesta