Nogoyá.- Una serie de delitos contra la propiedad preocuparon esta semana a los nogoyaenses que hace algún tiempo empezaron a sentir que ya no vivían en una pequeña y tranquila ciudad del interior en la que “nada pasa”. En medio de la consternación, un video con la imagen de un menor ingresando por una ventana a un local comercial se viralizó en las redes que rápidamente pidieron mano dura.

Algunos comercios, una moto y una escuela primaria, fueron noticia esta semana debido a robos, todos de similares características y al parecer con un mismo responsable. Fuentes policiales aseguran que se trataría de un joven de la ciudad reconocido en el ambiente por llevar adelante hechos de similares características.

La tramitación de un delito cometido por un menor de edad es distinta a la de un mayor,  ya que en todos los casos los jóvenes son reintegrados a sus padres, quedando a su custodia y responsabilidad. Por tal motivo desde la policía aseguran que se mantuvieron reuniones con el poder judicial para confirmar que el Consejo Provincial del Menor y la Familia esté en conocimiento de la situación. En la comunidad se oyen voces contrarias a este sistema, porque el menor queda a cargo del mismo hogar donde no pudieron evitar que delinqueira.

El de siempre

“Me preocupa porque en los hechos cometidos por menores, el autor es siempre el mismo junto con dos o tres, lo sabemos por el modo de operar y porque en algunos casos hasta hay cámaras de filmación”, comenta el subjefe, y suma: “En la red social circula un video que dura ocho minutos y se detecta claramente que es el joven que nosotros creíamos y lo sabemos porque nosotros acudimos a la casa, hablamos con la mamá y recuperamos los elementos y eso nos da la pauta de que, a menos que sea un receptor de cosas sustraídas, él está involucrado en el hecho”.

Aparentemente y según el funcionario, este joven sería responsable de al menos seis u ocho delitos cometidos contra la propiedad y el estado público, situación que crispó los ánimos de un importante números de vecinos que sin reflexión mediante piden desesperados reducción y recrudecimiento de penas.

“A nosotros nos preocupa porque a ese pibe lo cruzamos toda la noche y si lo perdemos de vista al otro día estamos sabiendo que vamos a tener un delito en Nogoyá, porque el anda solo sin que nadie lo contenga”, reflexiona el subjefe, y tal vez sin quererlo corre la discusión a hacia otro eje: “A nosotros nos preocupa porque puede pasarle algo grave, ante todo es un chico al que nadie orienta con nada, la mamá viene acá y lo único que hace es venir y retirarlo”.

“Nosotros se lo entregamos a la madre que se supone que tiene que cuidarlo y cuando llegan a la esquina ella agarra para un lado y el chico para otro”, subraya.

Dejar respuesta