Lib. San Martín- Entre Ríos cuenta con un nuevo Centro de captación de donantes voluntarios de médula ósea, que funcionará en el Sanatorio Adventista del Plata. Quedó habilitado por el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) en un acto que se realizó el jueves 22 de junio desde las 9.00 en la Sala Habenicht del Sanatorio Adventista del Plata, que sirvió de espacio físico para la presentación formal.

Participaron de la reunión el Director del Sanatorio Adventista del Plata, Dr. Kalbermatter; el Jefe del Banco de Sangre, Dr. Sacamoto; Médicos del Servicio de Hematología y miembros del staff de Bioquímicos del SAP.

En consecuencia, las gestiones efectuadas por el Centro Único Coordinador de Ablaciones e Implantes de Entre Ríos (CUCAIER), del Ministerio de Salud de Entre Ríos, tuvieron éxito y como consecuencia se inauguró el Centro.

Primer sanatorio privado en asumir la responsabilidad

Así, el Sanatorio Adventista del Plata se suma a los seis que ya funcionan en la provincia en los hospitales San Martín y San Roque de Paraná; Justo José de Urquiza de Concepción del Uruguay; Delicia Concepción Masvernat de Concordia; Santa Rosa de Villaguay y Centenario de Gualeguaychú. La particularidad es que el SAP es la primera institución de salud privada de la provincia que asume esta responsabilidad.

Fue habilitado por el INCUCAI y permitirá que quienes concurran a donar sangre al centro de donación de Libertador San Martín se puedan inscribir como donantes voluntarios de médula ósea.

Argentina se encuentra dentro del registro mundial de donantes de medula ósea, lo que genera un compromiso importante para el país y la provincia. Es en ese contexto que se van generando estos acuerdos.

Entender la importancia de lo logrado

La Bioquímica María Delia Jones, una de las profesionales del SAP que siguió el proyecto desde el principio, cuando surgió la idea, explicó a Paralelo 32 que “Para la zona es un centro de captación, para que los donantes de sangre que llegan de manera voluntaria puedan entrar al registro nacional de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH), que son las encargadas de producir los componentes de la sangre. Se utilizan para el tratamiento de enfermedades de la sangre, cuando se indica un trasplante de médula ósea. O sea que ahora es la posibilidad que se les abre a los donantes voluntarios de incorporarlos al registro. Se hacen todos los análisis habituales que se realizan en cualquier donación y si todo está bien y contamos con el visto bueno del donante, la muestra pasa al CUCAIER en primera instancia y finalmente al INCUCAI. En algunos meses, terminados los trámites de rigor y controles pertinentes, aparecerán en el registro oficial que integran más de 30 países de todos los continentes. Solo se envían muestras aptas y después se continúan los análisis, pero para el donante de sangre no implica ningún requisito extra, en el mismo acto de donación de sangre se saca la muestra. No son más pasos que tiene que dar, no necesita tiempo extra ni ninguna otra cosa”, aclaró, en lenguaje claro y sencillo, para que la gente se anime a ayudar.

La profesional aclaró que “La edad para ser donante de médula ósea es hasta los 55 años. Para donar sangre 65 años es el máximo. Si en algún momento aparece una compatibilidad, desde el INCUCAI se ponen en contacto con la persona para ver si continúan con la voluntad de donar, para así coordinar y concretar el acto de solidaridad. Las gestiones se iniciaron el año pasado. Lleva sus tiempos, porque se necesita la resolución oficial. Llevó varios meses, pero llegamos ahora a una feliz concreción. Ya está funcionando y la gente responde bien”, dijo.

Sobre el funcionamiento del laboratorio del Sanatorio Adventista del Plata, María Delia Jones explicó que trabaja como Banco de Sangre. “A todos se les ofrece la posibilidad de entrar en el registro nacional, pero no es una obligación. Siempre se respeta la voluntad del donante. Vienen a donar sangre en principio, y ahora aparece esta segunda posibilidad”.

Jones aclaró que “La donación de sangre se mantiene estable y hasta me atrevo a decir que aumentó la cantidad de donantes voluntarios. Es algo que me pone contenta y satisfecha, porque implica que aumentó la cantidad de gente que tiene la idea de ayudar a los demás”.

Dejar respuesta