Crespo.- Luego que se conociera el audio con una reprimenda de subido tono de Schonfeld a Huck, grabado por este último, que circuló en las redes sociales, en la edición del sábado último de Paralelo 32, bajo el título “Tengo miedo por mi familia, dice el presidente de la Junta de Gobierno de María Luisa”, hemos publicado declaraciones de Schonfeld, quien visitó nuestra redacción para desmentir a Huck, quien haciendo uso de sus medios daba a conocer su propia versión de los hechos. Schonfeld se manifestó también atemorizado por actitudes posteriores del empresario de medios y desarrollador urbano. Dijo además que por deber cristiano le pidió disculpas solo por el lenguaje utilizado, y que Huck estaba manipulando esa disculpa. Remarcó que tras enfrentarlo, teme por su familia.

Fernando Huck, mediante una nota escrita enviada a nuestra redacción, salió al cruce de las declaraciones realizadas por el presidente municipal de María Luisa, Luis Schonfeld. El texto de Huck, en respuesta, comienza diciendo que no quiere seguir polemizando con el jefe de gobierno de María Luisa, pero desea hacer sus propias aclaraciones. Y continúa textualmente:

“Me molestan mucho las declaraciones que nada tienen que ver con la verdad y que muchos lectores puedan creer que yo podría ser una persona que atemorizo a la familia de Luis Schonfeld, lo que es totalmente absurdo.

Me veo de pronto envuelto en una grande exposición pública en los medios de comunicación y redes sociales, por la viralización de un audio, donde un político insultó mi madre de 93 años sin ninguna razón, además de otros insultos, de la peor forma posible, sin dejarme siquiera contestar. Cientos de miles de entrerrianos, rápidamente se fueron pasando el audio por WhatsApp, asombrados y divertidos por el vocabulario insolente, atrevido e irrespetuoso de Schonfeld, lo que se repitió luego por Internet y en medios escritos, radiales, televisivos y digitales.

“Schonfeld me insultó el lunes 13 de marzo. Enseguida le mandé un mensaje de texto, recriminándole sus expresiones y pidiéndole tener una urgente reunión. Y como el celular Samsung S7 que me regalaron mis hijos, tiene una función que graba automáticamente las últimas conversaciones, le mandé el audio para que vea lo procaz de sus palabras, esperando una disculpa que no llegó.

“El viernes 17, lo volví a llamar a Schonfeld. Sorprendentemente me atendió muy bien y muy calmado. Le pregunté si podíamos hablar y me dijo que sí, pero me pidió que fuera la semana próxima. Me contó que el sábado y el domingo tenía actividades particulares, personales y que tenía el tiempo completo, que estaba preparando un acontecimiento particular, personal suyo y de su familia y me despidió amablemente con un “Dale. Un abrazo”.

Por eso fui el lunes 20 a visitarlo, para hacer las paces, por lo que no entiendo por qué después le dijo a Paralelo 32, que ese lunes entré a su oficina “con una cara que metía miedo”. Al contrario. La puerta de su oficina que da a la calle estaba abierta y él estaba sentado hablando por teléfono. Justamente, para que no creyera que venía enojado con él, enseguida le di la mano. Como terminaba su llamada, me senté y le dije que lamentablemente los 2 nos habíamos convertido en personas famosas. Enseguida me dijo que lo disculpara por sus exabruptos y yo le dije, tras una repetición de su disculpa, que no había problemas, que yo no era rencoroso. Me dijo algo relacionado con su acontecimiento, algo que tenía que ver con 40 años o algo parecido, que no le entendí muy bien. Cuando intenté hablar sobre el tema técnico, quedamos en que esos temas lo íbamos a manejar directamente con la Dirección de Juntas de Gobierno. Es cierto que después de su disculpa, al despedirme, le quise dar un abrazo de reconciliación, pero él no quiso, por lo que no puede decir que mi cara le metía miedo. No es mi forma de ser.

Tampoco es cierto lo que dijo Schnfeld, que el señor que vino conmigo, se quedó en la puerta y lo miraba fijo. En otro medio dijo incluso que era mi guardaespaldas. Ese señor de 55 años y pesa cerca de los 60 kilos, es solo mi secretario y cuando quiso entrar detrás mío, le dije delante de Schonfeld, textualmente, “Por favor, esperame afuera”.

“También es mentira, que después del audio, yo tripliqué la cantidad de máquinas viales en el amanzanamiento y que hice una demostración de fuerza para “prepotearlo”. Eso es mentira. Solo llevé una “Pata de Cabra” y algunos días una cargadora. Las demás máquinas, son las mismas que estaban el día anterior al audio y nunca fueron 15.

“Tampoco es cierto que Schonfeld me haya invitado formalmente a una reunión con los vecinos y autoridades provinciales. Yo hubiera ido con gusto, para explicarles cómo íbamos a ayudar a crecer a María Luisa. Que íbamos a donar nuestra red de agua y un nuevo pozo semisurgente de 80 a 100 metros de profundidad, con su respectiva bomba, a la Cooperativa de Agua local, para beneficio de gran parte de la aldea. Lo mismo que íbamos a donar la red de energía eléctrica y un transformador de 315 KVA a la cooperativa que atiende en esta zona, que va a beneficiar también a muchos vecinos. Y que a las calles que ya abrimos, las vamos a afirmar con broza compactada, a pesar que no es una obligación. Como también que nos comprometeremos a poner una farola de alumbrado público frente a cada futura vivienda, lo que tampoco se nos exige. Lamentablemente no estuve en esa reunión.

“Con respecto al tema de la famosa calle, ya he explicado extensamente, que es una obra vial que propuse hacer gratuitamente y que va a beneficiar a muchos vecinos. Si alguien quiere más detalles, no tengo problemas de atenderlos”.

Dejar respuesta