Victoria.- Desde la recuperación de la sala en la que tuvo un protagonismo central en la defensa de este espacio cultural para la ciudad, la comisión de autoconvocados en defensa del Cine Teatro Victoria se fue reestructurando hasta conformar una asociación homónima, que trabaja por la continuidad de la oferta teatral. En este sentido, la dotó de un reglamento de uso que aplica porcentajes en función de si la apuesta está organizada por un productor y espectáculo foráneo (15% recaudación); productor local y espectáculo foráneo (10%), íntegramente local (5%).

El gran tema que ronda en torno a la rentabilidad que pueda dar la sala con ese alquiler, son los porcentajes que se pagan a estos tres recaudadores: Municipalidad (7%); Argentores y SADAIC (que se llevan un porcentual similar). “Esto obliga a que la convocatoria sea importante, hoy un éxito son 250 personas; y con cien butacas más ya se logra cierta rentabilidad”, reconoce Ariel Vivas, vicepresidente de la entidad.

En ese listado de cifra record en el corte de boletos, los más convocantes han sido José Larralde y Cacho Garay, “ellos fueron quienes lograron colocar más de 350 entradas”, mencionó Vivas.

Sostenimiento

Pero la tarea de captar espectáculo para la cartelera no es la única que desarrolla este grupo de vecinos quienes trabajan ad honorem, sino que también en el último tiempo se logró hacer un importante aporte para reemplazar el piso de la sala, tarea en la que estuvo abocado personal municipal.

“Tenemos otras cuestiones en carpeta, como lograr un mejor sonido, las marquesinas en el frente, u otra iluminación para ambientación, pero estamos trabajando en ello”, añadió Vivas que además resaltó que hoy tienen un lugar donde reunirse, proyectar un archivo o almacenar documentación de la entidad, “son pequeñas conquistas que vamos haciendo a medida que avanzamos en esta labor.

Entre los puntos favorables agregó que “también se logró que ese porcentaje que percibe la municipalidad por cada espectáculo sea destinado exclusivamente a la sala, esto sin dudas es muy bueno porque es una manera de acompañar el proyecto de crecimiento en el que todos ponemos lo mejor de nosotros”.

Impuesto al espectáculo

De igual modo, en las charlas que han mantenido con el empresario teatral Carlos Rottemberg, ha surgido este tema del acompañamiento que hacen otras provincias, donde prácticamente no se les cobra ningún canon a modo de apuntalar la actividad: “Otros teatros del país no pagan impuestos; incluso hay leyes nacionales que amparan esa situación para que las compañías de teatro les resulte rentable organizar giras por el país”.

Dejar respuesta